Últimas novedades en el sector seguros

Linea Directa Aseguradora. Seguros de coche, motos, hogar y empresas

Consejos para motoristas

Atascos, aglomeraciones, la mejor postura sobre la moto... Línea Directa te da algunos consejos para darle el mejor uso a tu moto.

Las aglomeraciones de tráfico, los atascos, momento de máxima atención

Cuando veas que el tráfico se torna intenso debes colocarte siempre en un lado del coche que te precede, ya sea a la derecha o a la izquierda, intentando no quedarte en su ángulo muerto, pues de esta manera en caso de detención inesperada siempre tendrás una vía de escapatoria para evitar la colisión y para percibir la causa del frenazo del otro vehículo, siempre y cuando a él le haya dado tiempo ¡claro!

Mientras frenas y una vez que lo hayas hecho por completo, debes estar muy atento a tus retrovisores para ver qué es lo que hacen los vehículos que van por detrás, pues siempre hay despistados que no adoptan las mismas medidas de precaución y se ven sorprendidos por la situación. Si tienes la más mínima duda sobre las intenciones de esos vehículos, avanza entre los coches hasta que veas la situación controlada y, aunque se complique la situación, no te olvides de mirar a ambos lados para intentar anticiparte a una puerta abierta de algún curioso.

Cuando el tráfico rodado se intensifica, hay que hacer lo mismo con nuestra percepción de la situación. Debemos estar muy atentos y vigilantes para evitar que el despiste de otros nos pille a nosotros en medio.

La mejor postura sobre tu moto

Después de haber puesto a tu medida y dimensiones tanto el manillar como el resto de elementos de conducción de tu vehículo, es importante que sepas adecuar tu cuerpo al uso diario de tu motocicleta y unos cuantos consejos no te irán nada mal, sobre todo para ganar en comodidad.

Seguro que en determinados momentos decides incrementar la velocidad de tu moto y cuanto mayor es la misma más incómoda se hace su conducción por el viento que se estrella contra tu pecho, de ahí que una medida importante a adoptar sea el inclinarse un poco hacia delante.

No te equivoques, no hay que tumbarse sobre el depósito como los pilotos de carreras, que hará de tu traslado en moto un auténtico suplicio, sino más bien se trata de desplazar el cuerpo un poco hacia atrás sobre el asiento para ofrecer menor resistencia al viento. Tu cuerpo y, sobre todo tus brazos y tu cuello te lo agradecerán enormemente.

Esta misma posición la puedes emplear cuando estés bajando algún puerto, pues así darás más ligereza al tren delantero de tu moto y tendrás un mayor control del manillar. Recuerda que, para evitar que tu cuerpo se vuelva a ir hacia delante en las frenadas debes apoyar las rodillas contra el depósito y ejercer una leve presión con las mismas. Pero sin pasarse pues en caso contrario acabarás con agujetas en tus extremidades inferiores.

Subir y bajar de la moto: el caballete y la pata de cabra

La operación de subir y bajar la moto tanto de la pata de cabra como del caballete, en ocasiones, no es tan fácil como parece y reviste cierta problemática en función de cómo se realice.

Si no eres una persona muy alta o de complexión atlética, resulta mucho más fácil subirse o bajarse de la moto sin quitar la pata de cabra, pues de esa manera controlarás mejor el peso o la altura de la misma.

Así, es aconsejable subirse a la moto sin retirar la pata de cabra, lo que harás una vez que hayas asido el manillar con las dos manos.

También es aconsejable hacerlo cuando vas a llevar a un segundo pasajero para evitar pérdidas de equilibrio por el incremento de peso extraordinario en el punto de apoyo inicial -uno de los reposapiés traseros-, pero este sistema no siempre es el más aconsejable cuando hablamos de los caballetes centrales.

Hay que tener ciertas precauciones cuando vamos a emplear el caballete central en algunos tipos de vehículos, pues éste va anclado en ocasiones al propio motor y subir o bajar la moto estando encima de la misma puede acabar rompiendo esos anclajes.

Este tipo de soluciones mecánicas suele darse en los scooter, tanto de baja como de alta cilindrada, mientras que en motos convencionales el caballete suele ir anclado al chasis y este problema deja de existir ¡Debes saber qué tipo de anclaje lleva tu moto!

Si va anclado al chasis, un leve tirón hacia delante te valdrá para bajar la moto del caballete y si lo que quieres es subirla a este elemento, basta con que vuelques todo tu peso sobre el elemento citado y ejerzas un leve tirón en las asas traseras del pasajero. ¡Nunca intentes levantarla por la fuerza!

Si tu moto lleva el caballete anclado al motor nuestro consejo es que cuando pares pongas la pata de cabra, te bajes de la moto y una vez la tengas bien cogida la subas al caballete central. De la misma forma pero en orden inverso podrás bajar tu moto.

Levantar la moto del suelo

Levantar la moto del suelo resulta mucho más fácil de lo que os podéis imaginar y en este caso si que vale el refrán de más vale maña que fuerza.

Hay varios métodos para levantar la moto del suelo, siempre que no sea una moto de gran cilindrada y gran turismo o tipo las grandes Harley Davidson, en cuyo caso será mejor que tiréis de alguna ayuda extraordinaria, pues en esos casos estamos hablando de bastantes kilos de peso y ahí sí que no valen ningún tipo de truco o argucia, sino al menos dos personas, una en la zona del manillar y otra a la altura del asiento del pasajero.

El truco para levantar la moto del suelo es bien sencillo. Coloca el manillar de la moto cerrado hacia uno de los dos lados, más que nada para que en el momento de subir la moto la dirección no se cierre hacia alguno de los dos topes y os pille una mano.

Una vez realizada esta operación agarra el puño que toca con el suelo y comienza a levantar la moto. Lo puedes hacer tanto de frente como de espaldas a la misma, pero en cualquiera de los dos casos es importante que lo hagas desde la posición de cuclillas para evitar daños en la espalda o en los riñones. Verás que resulta mucho más fácil de lo que pudieras pensar volver a poner tu moto en su posición original.

Salir desde parado en rampa o viceversa

Para muchos resulta bastante complicado salir desde parado en rampa o viceversa, o sea, detenerse en una zona con desnivel pronunciado, pero no lo es tanto.

La única habilidad que hay que demostrar en este tipo de situaciones es saber emplear el freno trasero de nuestra moto adecuadamente. Sólo con utilizar bien el pedal del freno saldremos airosos en este tipo de situaciones.

Cuando llegues o te encuentres en una zona con pendiente pronunciada debes accionar la maneta del embrague para que el motor no caiga de revoluciones y se pare, a la vez que comienzas a accionar el freno trasero de tu moto, habitualmente en el pedal derecho, de tal forma que dejas completamente libre la mano derecha en el puño del acelerador.

Con este comportamiento consigues que ambas manos, tanto la derecha como la izquierda mantengan el juego de aceleración necesario para salir de la rampa sin ningún problema, jugando con el embrague y el acelerador mientras sueltas paulatinamente el pedal del freno trasero.

Ponlo en práctica en cualquier rampa de garaje y verás que resulta muy fácil de llevar a efecto.

fondo fondo

¿Por qué elegir Línea Directa?

fondo fondo

bankinter

© 2011 Línea Directa Aseguradora,S.A.