¿Se puede o está prohibido conducir descalzo?

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

Las imprudencias al volante son tantas y tan variadas que, a veces, nos hacen dudar sobre si cuentan como infracción (y, por lo tanto, llevan aparejadas su correspondiente sanción) o si, simplemente, son cosas que no se recomiendan hacer.

Utilizar el móvil mientras se conduce, sobrepasar los límites de velocidad, no respetar la distancia de seguridad con otros vehículos, no tener el Seguro de Coche para autónomos en regla, no usar las sillas obligatorias para niños o no utilizar el cinturón de seguridad incluso en trayectos cortos son algunas de las imprudencias que conllevan penalización más conocidas. Pero existen otras, como conducir sin camiseta, con el cartel de “se vende” en una posición que reste visibilidad, maquillándose, comiendo, sin llevar la documentación del coche o con alguna parte del cuerpo inmovilizada por una escayola, que no son tan comunes.

¿Y conducir descalzo? ¿Se considera infracción o no?

¿Se puede o está prohibido conducir descalzo?

¿Está permitido conducir descalzo?

La respuesta es clara: no, no se puede conducir descalzo. Sin embargo, esta afirmación tiene sus matices. En realidad, no existe ningún punto específico en la normativa que diga de forma literal que no se puede conducir descalzo, pero es un comportamiento que entra dentro del listado de conductas a evitar al volante, porque puede poner en riesgo la seguridad de los ocupantes del propio coche y, en consecuencia, la de peatones y viajeros de otros vehículos.

¿Las consecuencias? Multa de hasta 200 euros si te pillan conduciendo descalzo.

¿Por qué está prohibido conducir descalzo

En el artículo 18 de la Ley de Seguridad Vial se especifica que el conductor está obligado a mantener su propia libertad de movimiento. Cuando el usuario conduce descalzo, el agarre, la presión y la fuerza necesarios para realizar los cambios en las marchas no siempre son los adecuados y una reacción lenta o insuficiente puede provocar situaciones complicadas. Por no hablar de que cualquier herida o similar en la planta del pie, o incluso que se haya quedado una astilla atascada en el pedal o la alfombrilla y no nos demos cuenta hasta que se nos clava cuando vamos conduciendo, puede desembocar en un accidente.

Es cierto que esto afecta más a los coches manuales, porque en los automáticos, al no existir cambios de marchas con pedal, no se “juega” tanto con este. Sin embargo, por el momento en las carreteras españolas el número de coches automáticos es mucho más bajo que el de los coches manuales, así que la normativa seguirá en vigor hasta que, quizás, los porcentajes cambien y ya no sea necesaria.

¿Existe algún tipo de calzado que no esté recomendado para conducir?

Sí, existen varios tipos de calzado con los que no se puede conducir y, si un agente te pilla, puede desembocar en una multa de hasta 200 euros. Volviendo a lo que decíamos sobre conducir descalzo, la clave está en que el zapato debe permitirte la suficiente libertad de movimientos para que puedas conducir sin riesgos, pero no tanta como para que exista la posibilidad de que se enganche en los pedales y los atasque o genere un momento de tensión y forcejeo que acabe en accidente.

En este grupo se incluyen, por supuesto, las conocidísimas chanclas, tan de moda en verano, pero también otros zapatos:

  • Tacones y plataformas: algunos modelos de tacón bajo y ancho son lo suficientemente cómodos como para conducir con ellos sin problemas. Sin embargo, es impensable conducir bien con algunas plataformas, cuñas y con tacones de aguja, ya que el zapato no permite mover bien el tobillo o puede engancharse, al igual que sucede con las chanclas y con algunos tipos de sandalias (sin sujeción en la parte trasera del pie).
  • Calzado de seguridad: algunos trabajadores necesitan este tipo de zapatos para poder hacer su labor sin peligro. Sin embargo, este calzado, a menudo, es más rígido que las botas normales y puede limitar la libertad de movimiento del pie, lo que los hace no aptos para conducir. Estos zapatos podrán utilizarse solo si no se resbalan de los pedales, si no tienen adornos que puedan soltarse y engancharse o atascarse y si permiten el movimiento y hacer la suficiente fuerza con el pie.
Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Coche

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Coche gracias a nuestros artículos

Ventajas de tener un seguro con cobertura de coche de sustitución
Seguros de Coche
Cuáles son las ventajas de tener un seguro que ofrece un coche de sustitución
Ventajas de tener un coche de sustitución en el seguro
Saber más
Qué pasa si te equivocas de combustible al repostar
Seguros de Coche
¿Qué pasa si me equivoco de combustible al repostar?
¿Qué hago si me equivoco de combustible al repostar?
Saber más