Descubre cómo el renting alivia la carga del mantenimiento del vehículo

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

¿Cómo funciona?

En la actualidad, tener un vehículo propio es esencial para tener libertad de movimiento. Incluso aunque vivas en una ciudad con un buen sistema de transporte público, contar con coche es una ventaja. Porque no tienes que estar pendiente de horarios y de hacer complejos transbordos para llegar a tu destino. Pero, a día de hoy, tener un vehículo a tu disposición no implica necesariamente comprarlo, también puedes recurrir al renting.
Esta es una alternativa que promueve el ahorro, porque la cuota mensual que pagas por el coche suele incluir todos los gastos asociados al mismo, salvo el consumo de combustible.

El renting es un sistema de alquiler a largo plazo de un bien mueble, en este caso, un coche. No obstante, hay empresas que ofrecen un renting muy flexible y no exigen una determinada permanencia.
El proceso es sencillo. Como cliente, escoges el vehículo que te interesa entre los que la empresa pone a tu disposición. Puedes encontrar vehículos de combustible, híbridos, eléctricos, SUV, berlinas, compactos, etc. 

Las empresas de renting empezaron orientando su servicio a empresas y profesionales. Pero, en la actualidad, los particulares conforman una buena parte de su clientela. Por eso, cuentan con un catálogo que incluye diferentes modelos y marcas. Para que cada persona pueda encontrar fácilmente el coche que mejor se adapta a sus gustos y preferencias.

Una vez seleccionado el vehículo, se firma el contrato de renting o arrendamiento. Ya hemos dicho que hay contratos de corta duración, pero lo habitual es que el contrato se celebre por un plazo de uno a cinco años
Durante el tiempo que dura el contrato, el cliente paga mensualmente una cuota fija por usar el vehículo. Con esta cuota se cubren también otros gastos asociados al coche, como veremos luego con más detalle.

Un dato a tener en cuenta es que muchos contratos de renting establecen un límite en cuanto al kilometraje mensual o anual que se puede realizar con el vehículo. Si el cliente excede ese límite, tendrá que pagar un cargo adicional.
Agotado el plazo del renting, puedes elegir si renuevas el contrato sobre el mismo vehículo, o lo devuelves y das por finalizada la relación comercial. También puedes devolver el vehículo y celebrar un nuevo contrato sobre otro coche.

¿Qué cubre un renting?

Hay muchas formas de ahorrar cuando necesitas un vehículo, por ejemplo, las ayudas para la compra de coche. Sin embargo, si recurres a la compra tradicional, ten en cuenta que hay más costes aparte de la inversión en el vehículo. Porque vas a tener que pagar seguro, mantenimiento, la ITV cuando corresponda, etc.

El renting alivia la carga del mantenimiento de vehículos

Con el renting de vehículo tienes cubiertos con tu cuota prácticamente todos los gastos asociados a tener un coche en propiedad:

  • Uso del vehículo

    Como es lógico, la renta que pagas te habilita para usar el coche con total libertad. Puedes circular tanto en carreteras nacionales como internacionales. La única precaución que debes tener es no exceder el límite de kilometraje que hayas pactado.
    Para que esto no sea un problema, piensa bien en los kilómetros que haces de media cada año. Después, escoge una modalidad de contrato que se ajuste a esa cantidad. De hecho, mejor si añades algunos más.
  • Mantenimiento y reparaciones

    Los vehículos de renting son nuevos o seminuevos, así que es previsible que no vayan a necesitar mucha atención mecánica. No obstante, todos los coches tienen que pasar por revisiones y ser sometidos a un mantenimiento básico. Y todos estos gastos están ya cubiertos por la cuota mensual que pagas.
    Es decir, que no vas a tener que pagar cambios de aceite, de neumáticos, etc. Y si el coche sufre alguna avería, esto también está totalmente cubierto.
    Además, en la mayoría de los casos, la empresa se encarga de todo. Recogen el coche para llevarlo al taller, y te lo devuelven después. Y, mientras tanto, ponen a tu disposición un coche de sustitución.
  • Seguro

    Tener un buen seguro es esencial, y las empresas de renting lo saben. Por eso, la cuota que pagas por el alquiler también cubre el seguro.
    La modalidad de seguro suele ser a todo riesgo, pero en algunos casos es posible elegir si se desea elegir un seguro con franquicia o sin franquicia. Si se escoge la modalidad sin franquicia, el importe mensual de la renta puede ser un poco más alto que si se opta por un seguro con franquicia.
    Si tu coche de renting tiene seguro con franquicia, tendrás que abonar tú la misma si necesitas hacer alguna reparación a consecuencia de un siniestro.
  • Gestión de impuestos y matriculación

    La empresa de renting se hace cargo de todo lo relacionado con el pago de impuestos y tasas asociadas con el vehículo. Esto incluye desde la matriculación hasta el pago del impuesto de vehículos de tracción mecánica, e incluso la tasa de la ITV.
    A ti, como usuario del coche de renting, lo que te corresponde es pagar el combustible, y las multas que puedan llegar a ponerte si no cumples las normas de tráfico.

 

¿Qué ventajas tiene el renting?

Esta forma de acceder a un vehículo tiene interesantes ventajas:

  • No requiere una inversión elevada. No tienes que hacer ningún tipo de desembolso inicial para acceder al vehículo. Solo abonas la cuota inicial.
  • Presupuesto previsible. Como no tienes que asumir gastos adicionales como los de reparaciones, desde el principio sabes cuánto te va a costar tener el coche durante determinado tiempo.
  • Acceso a vehículos nuevos y actualizados. Con esta modalidad te garantizas contar siempre con un vehículo de última generación.
  • Mantenimiento y servicios incluidos. No tienes que preocuparte por nada, porque la mayoría de los gastos asociados al vehículo están cubiertos por la cuota que pagas.
  • Flexibilidad. Los contratos de renting son bastante flexibles. Muchos de ellos permiten incluso cambiar de vehículo antes de que se agote el plazo acordado.
  • Ahorro de tiempo. No tienes que llevar el coche a la ITV, ni ir al mecánico, ni buscar el seguro más adecuado... Esto supone un importante ahorro de tiempo.

 

El renting es una forma sencilla y económica de contar siempre con un coche adaptado a tus necesidades y actualizado en cuanto a tecnología, seguridad y estética. En Línea Directa contamos con un producto conocido como “Llámalo X” dónde ofrecemos el servicio de renting con seguro a todo riesgo con franquicia, coche de sustitución, asistencia en viaje y mantenimiento y recambios incluidos. No obstante, si prefieres ser el propietario de tu propio vehículo, también hay formas de conseguir ahorro. Por ejemplo, al asegurar el coche con Línea Directa.

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Coche

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Coche gracias a nuestros artículos

Guía de cómo aparcar paso a paso en línea y en batería
Seguros de Coche
Cómo aparcar en línea y en batería: guía paso a paso
Todo lo que necesitas saber sobre aparcar en línea y en batería
Saber más
Beneficios y comparativas de coches híbridos con otros vehículos
Seguros de Coche
Coches microhíbridos: beneficios y comparativas con otros vehículos
¿Qué es un coche microhíbrido y cómo funciona?
Saber más
Qué hacer en caso de un choque en cadena
Seguros de Coche
Qué hacer en caso de un choque en cadena: consejos y pasos a seguir
¿Qué hacer ante un choque en cadena?
Saber más