Cirugía para juanetes en el pie: lo que necesitas saber

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

Cirugía del juanete en el pie: consideraciones importantes

Los juanetes son unas protuberancias en la articulación del dedo gordo del pie que pueden resultar muy molestas si son muy pronunciadas. Por ello, en ocasiones se recurre a la extirpación del juanete del pie mediante cirugía. ¿En qué consiste este proceso? ¿Es complejo? ¿En qué casos es conveniente operar los juanetes? En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre este procedimiento. 

Cuando oímos la palabra "cirugía" tendemos a asustarnos más de lo que, en muchos casos, deberíamos. La extirpación de juanetes es una de las operaciones más comunes que hay dentro de la rama de la podología, y para que tengas claro en qué consiste y cómo tratar este tipo de patologías, te lo explicamos detalladamente a continuación.

¿En qué consiste la cirugía para extirpar el juanete del pie?

Los juanetes del pie, que también se conocen como "hallux valgus", son unos pequeños abultamientos que se producen en el hueso que articula la base del dedo gordo del pie. Cuando la cabeza del primer metatarsiano (el hueso que encontramos en la base del dedo gordo del pie) tiene estas protuberancias, se produce una desviación del dedo gordo hacia el resto de los dedos. 

Si esta es muy prominente, puede resultar molesta y dolorosa a la hora de llevar calzado. En estos casos, se suele recurrir a la cirugía para extirpar el juanete del pie y eliminar dicha molestia. 

¿Qué riesgo tiene operarse los juanetes?

En los casos en los que el médico especialista recomiende la extirpación, una de las dudas más habituales es si existen riesgos de salud importantes derivados de la operación. 

No obstante, debes saber que la cirugía para extirpar el juanete del pie es de riesgo bajo, y es una operación bastante común dentro del área podológica. De hecho, se suele realizar con anestesia local, y no suele durar más de 45-50 minutos, aproximadamente. 

¿Significa esto que no existen riesgos? No, puesto que cualquier cirugía, por sencilla que sea, entraña algunos riesgos que, en la mayoría de casos, son excepcionales, pero es importante tener en cuenta. Por esta razón, es siempre fundamental que la decisión de operar la tome el especialista médico-previa valoración de cada caso individual.

En este caso, algunos de los riesgos que tiene la operación de juanetes pueden ser: la aparición recurrente del juanete una vez operado, una ligera reducción en la sensibilidad del dedo, cierta rigidez en sus movimientos o los propios efectos secundarios de los medicamentos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las operaciones para extirpar juanetes son exitosas y no se suelen producir complicaciones. 

Lo que necesitas saber sobre las cirugías de juanetes en el pie

¿Cuánto tiempo debe pasar para andar tras la operación de juanete?

Es importante saber que, tras la cirugía de juanete del pie, es el médico quien debe explicar la pauta concreta para cada paciente. No obstante, durante los 3-4 días posteriores a la operación, no es recomendable caminar mucho ni tener el pie apoyado mucho tiempo. Después, progresivamente, el paciente puede ir aumentando el apoyo y caminar con más asiduidad, poco a poco.

Tanto el vendaje como los zapatos especiales que tendrás que llevar tras la operación se deberían mantener entre 3 semanas y un mes después de la operación, salvo que el médico dé otras indicaciones. 

Posteriormente, lo más recomendable es utilizar zapatos anchos y que sean poco rígidos. Además, es importante hacer ejercicios de movilidad para que no se agarroten los músculos del pie. 

Causas por las que se producen juanetes en el pie

Algunas de las razones por las que pueden aparecer estas deformaciones en el hueso del pie son las siguientes:

  • Uso habitual de zapatos estrechos o de tacones elevados.
  • Forma del pie.
  • Lesiones previas.
  • Artritis.
  • Deformidades congénitas.


Prevención de juanetes en el pie: Consejos y buenas prácticas

Ante la pregunta de si es posible evitar la aparición de juanetes, la respuesta es que sí. Si bien no son inevitables en todos los casos, hay determinados factores que disminuyen el riesgo de que se produzcan estas protuberancias:

  • Utiliza un tipo de calzado adecuado a la forma de tu pie. Parece un consejo obvio, pero es más habitual de lo que pensamos encontrar personas que no utilizan un calzado correcto. Para ello debes tener en cuenta cómo es tu pie, ya que de eso dependerá elegir el zapato idóneo. Por lo general, utilizar zapatos que sean de punta ancha y que no tengan mucho tacón ayuda mucho a prevenir los juanetes.
  • Haz ejercicios habitualmente. Una de las mejores formas de prevenir cualquier lesión o patología en los pies es ejercitarlos. Practicar ejercicios que fortalezcan la movilidad y la flexibilidad del pie es clave.
  • Realiza un estudio de tu pisada. Si en tu familia hay antecedentes de alguien que haya sufrido juanetes, es conveniente realizar un estudio completo de la pisada para determinar si necesitas alguna plantilla especial para corregirla. 


Ejercicios para aliviar el dolor ocasionado por el juanete en el pie

En caso de que ya se haya formado una pequeña protuberancia en tu pie y tengas un juanete, debes saber que no siempre es molesto. De hecho, en muchas ocasiones no hay dolencia, sino que se trata simplemente de una alteración estética. 

Aun así, es interesante conocer qué ejercicios te pueden ayudar a mitigar el dolor ocasionado por el juanete en el pie en caso de que empiecen a surgir molestias. Te damos algunas ideas:

  • Coloca una goma elástica uniendo los dos dedos pulgares del pie. Junta los talones y trata de separar los dedos.
  • Pon una toalla pequeña en el suelo y agárrala con el dedo gordo del pie. Mantenla arrugada apretando durante unos segundos y suéltala. Repite esta secuencia varias veces. 
  • Sitúa un rotulador de pie sosteniéndolo entre el dedo gordo y el índice. Con los dedos apoyados sobre el suelo, eleva el talón sin que el rotulador se caiga. Después de unos segundos, relaja el pie y repite la secuencia. 


En cualquier caso, tener un Seguro de Salud es una garantía para consultar con el médico especialista en caso de que el juanete del pie resulte muy molesto. Así te asegurarás de recibir la mejor atención médica y las indicaciones exactas en caso de que necesites cirugía para extirpar el juanete. ¡Vivir sin dolor es posible!

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Salud

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Salud gracias a nuestros artículos

Seguros de Salud
Magnetoterapia: qué es y cómo funciona
Todo lo que necesitas saber sobre la magnetoterapia
Saber más