Consejos para mejorar la circulación de las piernas, sobre todo si trabajas en casa

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

¿Qué hacer para que circule la sangre en las piernas?

Mejorar la circulación de las piernas es algo fácil de conseguir y que puede tener efectos muy beneficiosos sobre tu bienestar y tu salud. Porque pasar demasiado tiempo sentado no es bueno para la circulación y si en la oficina abusamos del tiempo que pasamos delante del ordenador, al trabajar desde casa esto se vuelve todavía más común.

El sedentarismo es uno de los grandes problemas de salud de la sociedad actual. Por suerte, podemos ponerle remedio si hacemos unos pequeños cambios de hábitos en nuestro día a día.

Ejercitar las piernas mientras estamos sentados

Para mejorar la circulación de las piernas lo mejor es moverse, pero no esto no implica siempre tener que estar de pie.

Necesitas tener un reposapiés que mantenga tus piernas en un ángulo adecuado mientras estás sentado. En esta misma posición, con las piernas formando un ángulo recto, haz movimientos circulares con los tobillos o movimientos de flexión y extensión. Prueba con dos series de 15 repeticiones y notarás la diferencia.

Con este sencillo ejercicio estás favoreciendo el retorno venoso, haciendo que a la sangre le resulte un poco más sencillo hacer el camino ascendente hasta el corazón desde tus pies.

Mejorar la circulación de las piernas

Caminar de puntillas

Al caminar de puntillas estamos trabajando el gemelo y a la vez comprimiendo las venas. Como en el caso anterior, esto ayuda al retorno venoso. De hecho, puedes combinar el caminar unos minutos de puntillas con hacerlo sobre los talones para estimular los músculos opuestos.

Si no tienes suficiente equilibrio para caminar con esta postura, puedes hacer el ejercicio de pie pero sin moverte del sitio. Practica dos rondas de 10 repeticiones cada una, tres o cuatro veces al día y en poco tiempo seguro que consigues andar de puntillas y sobre los talones.

Seguir una dieta equilibrada y baja en sal

A la hora de mejorar la circulación de las piernas, no todo es cuestión de ejercicio. Lo que comemos también influye mucho en lo que ocurre dentro de nuestro cuerpo.
Tanto el sobrepeso como el estreñimiento tienen efectos negativos sobre la circulación, así que vamos a intentar evitarlos a toda costa. Y la manera más sencilla de conseguirlo es con una dieta más sana, rica en fibra y en la que la fruta, la verdura y los cereales tengan un gran protagonismo. Además, hay que intentar reducir el consumo de sal todo lo posible
La hidratación también se vuelve extremadamente importante. Se aconseja tomar de 1,5 a 2 litros de agua al día.

Utilizar medias terapéuticas

Si el problema de circulación empieza a tener consecuencias sobre tu salud, consulta con tu especialista o con el farmacéutico para ver qué medias de compresión podrían ir mejor en tu caso. Pero recuerda que estas solo son una herramienta más para aliviar los síntomas. Si de verdad quieres mejorar la circulación de las piernas, tienes que moverte.

¿Cómo activar la circulación de las piernas en casa?

Si teletrabajas es posible que estés pasando más tiempo sentado del que deberías. Para que esto no ocurra, hay un truco muy sencillo: pon un temporizador.

Coloca una alarma que te avise cada hora o cada hora y cuarto. Aprovecha para hacer un pequeño descanso, levántate, estira tus músculos y camina un poco. Puedes practicar el ejercicio de las puntillas que hemos visto antes.

En los días en los que notes las piernas especialmente cargadas, aprovecha que estás en casa y aplica agua fría durante dos o tres minutos en sentido ascendente. Esto provoca una contracción de los capilares y de los músculos y activa la circulación de manera inmediata.

Trabajes dentro o fuera de casa, de pie o sentado, recuerda que el ejercicio físico debe ser una constante en tu vida. Encuentra una rutina que se adapte a ti, y mejorar la circulación de las piernas será un objetivo que conseguirás rápidamente. Si ves que el problema empieza a agravarse y no logras aliviar las molestias con los consejos que hemos visto, aprovecha las ventajas del Seguro de Salud para tu familia y consulta con un especialista.

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Salud

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Salud gracias a nuestros artículos

Seguros de Salud
Dime qué edad tienes y te diré qué ejercicio deberías hacer

Ejercicios recomendados dependiendo del rango de edad y estado físico

Saber más
Seguros de Salud
Niños con hiperactividad: síntomas y tratamientos

Cómo tratar la hiperactividad infantil: ayuda de un especialista y de la familia

Saber más
Seguros de Salud
Entrenamiento HIIT para aprovechar mejor el tiempo
¿Qué es el entrenamiento HITT y qué beneficios aporta al organismo?
Saber más