Qué hacer en caso de un desmayo: primeros auxilios después de un síncope

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

Qué hacer ante un desmayo: primeros auxilios

Tener una reacción rápida y eficaz cuando una persona sufre un desmayo puede ser clave para evitar males mayores, pero ¿sabrías qué hacer en estos casos? A lo largo de este artículo te explicamos cómo actuar en una situación en la que alguien sufre un síncope y cuáles son los primeros auxilios principales que deberías tener en cuenta. 

Un desmayo no siempre tiene por qué tener una causa grave, pero es importante saber actuar correctamente en estas situaciones para ayudar a la persona que lo sufre y minimizar los riesgos posteriores. Mantener la calma es fundamental para prestar tu ayuda y, además, es importante tener en cuenta una serie de factores que analizamos en este post.

¿Qué es un síncope o desmayo y por qué se produce?

Un desmayo o síncope es una pérdida temporal del conocimiento y del tono muscular como consecuencia de una bajada del flujo de sangre que llega al cerebro. Se suele producir ante una disminución repentina de la presión sanguínea, lo que impide que la sangre fluya bien hasta el cerebro. 

Por lo general, hablamos de desmayos o síncopes cuando son pérdidas de conciencia durante periodos muy cortos de tiempo, y ante las que la persona se recupera a los pocos minutos. Además, suelen estar precedidas de un ligero mareo previo al desmayo que sirve como señal de alerta. 

Causas más comunes del desmayo

Las causas que pueden ocasionar un síncope son muy diversas y, en ocasiones, pueden estar relacionadas con otras patologías que sufra la persona. Sin embargo, destacamos aquí algunas de las causas más frecuentes ante las que una persona puede perder el conocimiento:

  • Levantarse bruscamente tras estar un tiempo tumbado.
  • Deshidratación o exposición prolongada a altas temperaturas.
  • Embarazo.
  • Estrés emocional ocasionado por angustia, miedo o aprensión.
  • Dolor fuerte.
  • Hipoglucemia o bajo nivel de azúcar en sangre.
  • Hiperventilación.
  • Tos o esfuerzo intenso.
  • Ingesta de determinados medicamentos.
  • Anomalía cardíaca.
  • Consumo de alcohol o drogas. 
Qué hacer en caso de un desmayo

¿Cómo se debe actuar en caso de síncope o desmayo?

Una de las dudas más habituales que pueden surgir es qué hacer en caso de desmayo. Cuando nos pasa a nosotros mismos, suele ser más sencillo identificarlo porque notaremos un mareo previo. Si sientes que te mareas y que te puedes desmayar, busca un lugar para sentarte o recostarte y coloca la cabeza entre las rodillas. 

En caso de que sea otra persona la que sufra un síncope, es importante saber cómo actuar para ayudarle lo más rápido posible. En estas situaciones, estos son los primeros auxilios que debes seguir:

  • Si la persona está mareada, pero no ha llegado a desmayarse, puedes verificar su estado mental haciéndole preguntas muy sencillas, como si sabe dónde está o cómo se llama. Esto te permitirá intuir si la alteración mental es más o menos grave. 
  • Cuando la persona ha sufrido el desvanecimiento completo y ha perdido el conocimiento, esto es lo que deberías hacer:
  • Coloca a la persona sobre su propia espalda y comprueba la respiración que tiene la persona que se ha desmayado. En caso de que no haya respiración, llama a emergencias y comienza a practicar la reanimación cardiopulmonar hasta que lleguen los servicios médicos. 
  • En caso de que la persona que se ha desmayado vaya a vomitar, deberás situarle en lo que se denomina posición lateral de seguridad  para evitar que se atragante. 
  • Afloja cualquier prenda o accesorio que aumente la presión, como el cinturón, la corbata o, incluso, el reloj.
  • Verifica que no se haya provocado ninguna herida si se ha caído al desmayarse o se ha golpeado contra algo. En caso de que tenga alguna herida, procura taponarla para evitar que pierda sangre.
  • Levanta sus piernas para que queden en una altura superior a la del corazón. De esta forma, el flujo sanguíneo del cerebro se reactiva antes. También puedes aumentar la ventilación de la zona.
  • Evita que se aglutine mucha gente alrededor de la persona desmayada. 
  • A medida que la persona vaya recuperando la conciencia, haz que se mantenga en reposo unos minutos, y que, cuando esté lista para levantarse, lo haga muy despacio. 
  • Si no recupera la conciencia, procura mantener a la persona tapada para que no baje su temperatura hasta que lleguen los servicios médicos. 


¿Qué es lo que nunca deberías hacer cuando alguien sufre un desmayo?

Tan importante como saber lo que hay que hacer es tener claro lo que no se debería hacer ante un desmayo:

  • No le des comida ni bebida a alguien que ha perdido el conocimiento porque podría atragantarse.
  • Tampoco le suministres ningún tipo de medicamento.
  • Evita intentar que recupere la conciencia echando agua sobre su cabeza o golpeándole la cara.
  • No dejes que se levante bruscamente.
  • Aunque llames a emergencias, no dejes sola a la persona que se ha desmayado. 


Cómo prevenir un desmayo

Tal y como hemos comentado antes, las causas de los desmayos son múltiples y, en muchos casos, las acciones con las que puedes tratar de prevenir un síncope dependen de cuáles sean sus causas, por ejemplo, si sufres una enfermedad como la diabetes, es fundamental que controles tu nivel de azúcar en sangre en todo momento para identificar si está demasiado alto o bajo.

También es importante evitar pasar muchas horas expuesto al sol o a las altas temperaturas, especialmente durante el verano, o estar mucho tiempo de pie sin moverte. Mantenerse hidratado es otro de los factores clave para impedir un desmayo como consecuencia de la deshidratación, sobre todo en las horas centrales del día. 

O, por ejemplo, si piensas que puedes estar embarazada, es conveniente que consultes con tu médico para confirmarlo, ya que los desmayos también pueden ser más frecuentes durante la primera fase del embarazo. 

Por todo ello, contar con un Seguro Médico de confianza es una garantía importante en caso de que sufras un desmayo y no sepas a quién acudir. Además, es fundamental no solo para tratar el propio desmayo, sino para realizar un seguimiento médico posterior exhaustivo que permita descartar problemas más graves de salud. Y, en caso de que los haya, poder identificarlos a tiempo. Recuerda que la salud es nuestro bien más preciado, y debemos cuidarla al máximo.

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Salud

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Salud gracias a nuestros artículos

Seguros de Salud
Magnetoterapia: qué es y cómo funciona
Todo lo que necesitas saber sobre la magnetoterapia
Saber más
Seguros de Salud
Cirugía para juanetes en el pie: lo que necesitas saber
Cirugía del juanete en el pie: consideraciones importantes
Saber más