917 001 001
Ir a Área Cliente Alta / Gestión de partes

Guía de revisión del coche durante el confinamiento

A medida que van pasando las semanas, las restricciones de movilidad debidas a la crisis del coronavirus van relajándose. Mientras los ciudadanos quedan a la espera de que sus poblaciones vayan cambiando de fase, es necesario considerar un aspecto de gran importancia: el estado de los vehículos. Y es que hay una gran cantidad de coches que han permanecido inactivos durante más de dos meses de confinamiento. Desde Línea Directa queremos ayudarte a realizar una buena revisión del coche para que puedas circular sin problemas. ¡Aquí tienes una pequeña guía!

Revisa el estado de los líquidos

El primer paso para una correcta revisión del coche es comprobar los niveles de los líquidos principales del coche. Para ello, asegúrate de que el vehículo está frío y se encuentra en un terreno plano y horizontal. Una vez levantado el capó, deberás revisar el estado del aceite, del anticongelante, del agua del limpiaparabrisas y de los líquidos de freno y dirección. En función de si los niveles son altos o bajos, dependiendo del líquido deberás tomar una medida u otra. Recuerda que si no estás seguro sobre cómo proceder, es mejor solicitar asistencia técnica

Comprueba que la batería no esté agotada

Una de las averías más habituales que surgir durante la revisión del coche es que la batería se haya descargado y no funcione. Si en el inicio de la cuarentena no desconectaste la batería, es posible que necesites emplear unas pinzas para arrancar el coche. Si tu vehículo está estacionado en el exterior, también puedes optar por empujarlo y tratar de ponerlo en marcha en movimiento.

Arranque y freno

Una vez revisados los líquidos y la batería, ha llegado el momento de encender el motor. Para empezar, es mejor que dejes el coche al ralentí y en punto muerto unos minutos. De esta manera, se producirá el cambio de temperatura adecuada para el buen funcionamiento del vehículo. En este punto también puedes aprovechar para pisar el freno y comprobar si mantiene la posición. Ten en cuenta que si el pedal oscila, esto podría representar un riesgo durante la conducción. Comprueba asimismo el embrague y el volante, así como que no se haya producido ninguna fuga de líquido durante la revisión del coche.

Limpia el filtro para interiores

Para que el habitáculo del coche mantenga un aire limpio y libre de partículas, es muy importante limpiar el filtro para interiores -también conocido como filtro antipolen o de polen-. Antes de empezar a conducir de nuevo, procede a su limpiarlo con agua caliente y empleando un producto específico. Así, evitarás que el aire que circule contenga polvo o polen que puedan dificultar la respiración tanto del conductor como del resto de ocupantes.

Exterior del coche y neumáticos

Finalmente, deberás comprobar que los elementos externos del vehículo funcionen correctamente. Además de revisar que los faros y el parabrisas se activen con normalidad, asegúrate de que las lunas no hayan sufrido algún percance -sobre todo si el coche ha estado a la intemperie-. También es muy importante que observes los neumáticos para detectar posibles deformaciones o faltas de presión.

La tranquilidad lo es todo en tiempos tan peculiares como los que estamos viviendo. Si quieres evitar sustos y contar con las mejores coberturas, que incluyan los servicios más completos para tu vehículo, lo mejor es contratar un seguro de coche a todo riesgo. Con Línea Directa obtendrás una amplia cobertura que te permitirá estar protegido ante todo tipo de situaciones; para más información,
llámanos al teléfono 917 001 001.

enriquecido de vídeo: