902 123 253
Área de Cliente Alta / Gestión de partes

Cómo evitar el aquaplaning

El aquaplaning tiene lugar cuando el agua almacenada entre los neumáticos y el asfalto no puede ser desplazada. Se produce así una menor adherencia con la superficie de la carretera lo que provoca que el neumático pierda poder de tracción y, por lo tanto, patine sobre el agua, lo que puede ocasionar la pérdida del control del vehículo.

Cómo evitar el aquaplaning

Para evitar sufrir el peligroso fenómeno del aquaplaning solo debes seguir estos sencillos consejos:

  • Comprobar periódicamente los neumáticos y su presión. Debes saber que si la presión de tus neumáticos es un 30% inferior a la recomendada, aumentarás el riesgo de sufrir aquaplaning.
  • No debes conducir con los neumáticos gastados. El dibujo de las ruedas es muy importante, ya que cuanto mayor sea su profundidad, mayor será la cantidad de agua que pueda evacuar. De esta manera, reducirás la probabilidad de sufrirlo.
  • Reducir la velocidad cuando te aproximes a un charco te ayudará a evitar cualquier percance.

Si, desgraciadamente, te ves envuelto en una situación de aquaplaning, te recomendamos que sigas las siguientes pautas:

  • Mantener la calma y tomar el control de la situación es lo más importante.
  • Si te encuentras en una recta, lo único que tienes que hacer es mantener el volante quieto y firme e ir soltando suavemente el acelerador.
  • Si la situación se te presenta en una curva, tienes que girar el volante lo justo para poder trazar la curva, nunca gires bruscamente ni demasiado. Además, no olvides levantar el pie del acelerador de forma progresiva.
  • No frenar es fundamental. Una vez estés dentro del charco no pises el freno, ya que esto podría bloquear las ruedas a su contacto con el asfalto y podrías perder el control del vehículo.

Ten en cuenta estos Consejos para el mantenimiento de los neumáticos de tu vehículo y viaja seguro.