917 001 001
Ir a Área Cliente Alta / Gestión de partes

Diferencias entre coche híbrido y 100% eléctrico

Aunque se parezcan, un coche híbrido y un coche eléctrico no son iguales. Algunas diferencias son más notables que otras, como, por ejemplo, la existencia de un seguro para coches eléctricos, mientras que los híbridos no cuentan con un producto tan específico. Esto responde a las particularidades de los vehículos eléctricos, que los híbridos ven paliadas por su propia naturaleza.

Diferencias entre coche híbrido y 100% eléctrico

¿Qué es un coche híbrido?

La mayor diferencia es que un coche híbrido cuenta con un motor de combustión interna en combinación con uno o más motores eléctricos, que funcionan con la energía almacenada en las baterías. La combinación de ambos elementos hace que estos vehículos sean mucho menos contaminantes que uno de gasolina o diésel y, además, ayuda a economizar y a optimizar el uso de combustible.

Los coches híbridos pueden ser de dos tipos: convencionales o de recarga.

  • Coches híbridos convencionales: también llamados Full Hybrids, tienen una batería que no se puede recargar desde la red, además del motor de combustión tradicional. La energía de las baterías se recarga con lo que se recupera durante el frenado, igual que en los vehículos eléctricos.
  • Coches híbridos recargables: también conocidos como híbridos enchufables. Tienen, además del motor y del depósito de combustible convencionales, una batería que se puede cargar desde la red eléctrica, igual que los vehículos 100% eléctricos.

¿Qué es un coche eléctrico?

Un coche eléctrico, a diferencia del híbrido, solo cuenta con un sistema de almacenamiento electroquímico o batería para guardar la energía con la que se mueve. También cuenta con uno o más motores eléctricos que generan energía mecánica gracias a la que se recupera en las frenadas, pero su fuente de alimentación básica pasa por enchufarlo a la corriente.

Diferencias entre un coche eléctrico y un coche híbrido

Como ya has podido ver, los sistemas de propulsión difieren en los coches eléctricos y los híbridos. Sin embargo, no es lo único que los diferencia, ya que hay otro buen puñado de características y circunstancias que los particularizan:

  • Ruido y contaminación: los coches eléctricos apenas hacen ruido cuando circulan y no contaminan. Sin embargo, los coches híbridos, salvo cuando usan el motor eléctrico, hacen el mismo ruido y contaminan igual que cualquier otro vehículo.
  • Autonomía: los coches eléctricos de mayor precio y más avanzados cuentan, actualmente, con una autonomía que ronda los 400-500 km. Sin embargo, los modelos habituales en las ciudades tienen una autonomía mucho menor, que no llega a los 300 km. Los motores eléctricos de los coches híbridos tienen una autonomía que puede rondar los 50-100 km, pero, gracias al motor de combustión, su autonomía total es mucho mayor e incluso superior a la de un coche solo de combustión.
  • Ahorro: los coches eléctricos necesitan un mantenimiento menor y, en el día a día, su circulación es más económica. Sin embargo, sustituir o arreglar cualquier pieza es bastante costoso.
  • Etiquetas medioambientales de la DGT: los coches eléctricos tienen la Etiqueta Cero automáticamente, pero solo los vehículos híbridos con una autonomía mínima de 40 kilómetros en su modo eléctrico pueden optar a esta etiqueta.
  • Impuesto de matriculación: los coches eléctricos no tienen que pagar este impuesto, mientras que los coches híbridos tienen una bonificación que depende de su nivel de emisiones.

Híbrido o eléctrico. ¿Cuál escoger?

Lo cierto es que ambos tipos de vehículos tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Aunque a primera vista parezca que los coches eléctricos tienen más cosas positivas que los híbridos, hay un punto muy importante que puede decantar la balanza hacia uno u otro: tu estilo de vida.

¿Vives y trabajas en la ciudad y no sueles hacer viajes en coche? ¿O vives en una ciudad dormitorio, te desplazas todos los días en coche hasta tu lugar de trabajo y, además, sueles viajar por carretera? Quizás tu respuesta combine circunstancias de ambas opciones, pero al final, todo se reduce a cuánta autonomía necesitas. Al fin y al cabo, si vas a hacer viajes largos a menudo, debes ser consciente de que un vehículo eléctrico puede llegar a convertir un trayecto de 500 kilómetros en una aventura de día completo (dependiendo de cuánto tarde en cargarse y de su autonomía).

Otra cuestión a tener en cuenta es la cantidad de puntos de recarga para coches eléctricos que tengas accesibles en tu entorno. Si no tienes la posibilidad de cargar el coche con asiduidad, puedes incluso llegar a causar una avería o fomentar que las baterías pierdan autonomía.

Calcula tu precio

Calcula el precio de tu seguro

Coche Moto Hogar Profesionales