¿Puedo alquilar o vivir en una casa sin cédula de habitabilidad?

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

Alquilar o vivir en una casa sin cédula de habitabilidad: ¿es posible?

La cédula de habitabilidad es un documento indispensable para poder vivir o alquilar una casa en España. Este certificado garantiza que la vivienda cumple con todos los requisitos de habitabilidad y seguridad exigidos por la Ley. Sin embargo, ¿qué pasa si no se tiene este documento? ¿Es posible alquilar o vivir en una casa sin cédula de habitabilidad? Lo vemos a continuación.  

Si vas a alquilar o comprar una vivienda, uno de los documentos más importantes que debemos verificar es la cédula de habitabilidad. Este certificado no solo asegura que la vivienda cumple con los requisitos mínimos para ser habitada, sino que también es un requisito legal en muchas situaciones. Sin embargo, en la práctica, pueden surgir situaciones donde las viviendas se habitan sin este documento.

¿Qué es la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es un documento que certifica que una vivienda es adecuada para ser habitada. Esta acreditación verifica que el inmueble cumple con los requisitos mínimos de habitabilidad establecidos por la ley, incluyendo aspectos relacionados con la seguridad, la higiene y la solidez estructural.

En España, la normativa y la necesidad de este documento pueden variar según la comunidad autónoma, pero en general, es imprescindible para realizar ciertos trámites como contratar servicios de agua y luz, realizar actos notariales o inscribir el inmueble en el registro de la propiedad.

¿Qué pasa si alquilas sin cédula de habitabilidad?

Alquilar una vivienda sin cédula de habitabilidad conlleva riesgos tanto para el inquilino como para el propietario.

Desde el punto de vista del inquilino, vivir en una propiedad que no cumple con los estándares de habitabilidad puede afectar su calidad de vida y bienestar. Legalmente, el inquilino podría enfrentar dificultades para empadronarse o contratar servicios básicos, ya que las empresas proveedoras suelen requerir este documento.

Para el propietario, arrendar un inmueble sin la cédula puede llevar a sanciones administrativas, incluyendo multas significativas. Además, el inquilino podría tener derecho a rescindir el contrato de arrendamiento sin penalización, dado que se consideraría que el propietario no está cumpliendo con las condiciones legales para alquilar la propiedad.

¿Qué pasa si vives en una casa sin cédula de habitabilidad?

Vivir en una casa sin cédula de habitabilidad puede exponerte a varias complicaciones. Sin este documento, puede ser problemático acceder a servicios esenciales. Es más, la vivienda en sí puede no ofrecer las condiciones adecuadas de seguridad o comodidad.

A nivel legal, si las autoridades descubren que la vivienda es habitada sin la debida acreditación, tanto el propietario como el inquilino podrían enfrentarse a consecuencias legales, que varían desde multas hasta, en casos extremos, la evacuación del inmueble.

¿Cuándo no hace falta este documento?

Existen algunas situaciones excepcionales en las que no es necesaria una cédula de habitabilidad.
Por ejemplo, si la vivienda fue construida antes de la entrada en vigor de la ley que establece la necesidad de dicha cédula y no ha sido objeto de reformas significativas. 

Además, ciertos tipos de viviendas temporales o no convencionales, como algunas casas móviles o módulos prefabricados, pueden estar exentas bajo ciertas condiciones. Sin embargo, es crucial consultar con un experto legal para entender completamente las normativas locales y evitar infracciones.

¿Es posible alquilar o vivir en una casa sin cédula de habitualidad?

¿Qué pasa si compro un piso sin acreditación de habitabilidad?

Comprar un piso sin cédula de habitabilidad implica una serie de riesgos financieros y legales. Sin este documento, el nuevo propietario podría enfrentarse a obstáculos considerables para inscribir la propiedad a su nombre, obtener una hipoteca o incluso realizar reformas necesarias.

Además, regularizar la situación y obtener la cédula a posteriori puede requerir inversiones significativas en adecuaciones que cumplan con los estándares actuales de habitabilidad.

También hay que tener en cuenta que la falta de este documento puede afectar negativamente al valor de mercado de la propiedad. De hecho, puede complicar su futura venta o alquiler.

Cómo regularizar una vivienda sin cédula de habitabilidad

Para regularizar una vivienda sin cédula de habitabilidad, es necesario llevar a cabo un análisis técnico de la propiedad para determinar qué ajustes son necesarios para cumplir con la normativa vigente. Este proceso generalmente involucra contratar a un arquitecto o técnico certificado que pueda evaluar la vivienda y redactar el proyecto de adecuación.

Una vez realizadas las mejoras, se debe solicitar una nueva inspección por parte de las autoridades locales para obtener la cédula.

¿Qué documentación es necesaria para solicitar este certificado?

Para solicitar la cédula de habitabilidad es necesario presentar una serie de documentos que pueden variar ligeramente dependiendo de la comunidad autónoma en la que se ubique la vivienda. Sin embargo, hay una serie de documentos comunes que generalmente son requeridos en todo el territorio nacional:

  • Solicitud formal: se debe completar y presentar el formulario oficial de solicitud de la cédula de habitabilidad. 
  • Planos de la vivienda: se requieren planos detallados de la vivienda que incluyan distribuciones de espacios, secciones y fachadas. 
  • Certificado de habitabilidad: este documento, emitido por el técnico que realiza la inspección, certifica que la vivienda cumple con las condiciones de habitabilidad exigidas por la normativa vigente.  
  • Informe de evaluación del edificio: en algunos casos, especialmente en viviendas antiguas o rehabilitadas, puede ser necesario presentar un informe que evalúe el estado estructural y las instalaciones del edificio.
  • Documentación del técnico: debe incluirse una copia del título profesional del técnico responsable, así como su número de colegiado, para verificar su habilitación para emitir el certificado de habitabilidad.
  • Justificante de pago de tasas: la tramitación de la cédula de habitabilidad conlleva el pago de unas tasas administrativas, cuyo monto varía según la localidad y el tamaño de la vivienda. Es necesario presentar el justificante de pago de estas tasas como parte de la documentación.

 

Es importante destacar que estos requisitos son generales y pueden variar dependiendo de la legislación local. Por ello, siempre es recomendable consultar con el ayuntamiento o la autoridad competente de la comunidad autónoma para obtener una lista precisa de los documentos necesarios y asegurarse de cumplir con todos los requerimientos para la tramitación de la cédula de habitabilidad.

Ten en cuenta que, a la hora de contratar un seguro para el hogar, la existencia o no de cédula de habitabilidad puede afectarte. Por lo tanto, no olvides preguntar con el agente de seguros primero.

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Hogar

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Hogar gracias a nuestros artículos

Plan de evacuación familiar en caso de emergencia
Seguros de Hogar
Plan de evacuación familiar en caso de emergencias
Todo lo que debes saber sobre el plan de evacuación familiar
Saber más
Cuándo es aconsejable instalar barreras de seguridad para niños en casa
Seguros de Hogar
Instalar barreras de seguridad para niños en casa: cuándo es aconsejable
Todo lo que debes saber sobre las barreras de seguridad
Saber más
Electrodomésticos inteligentes que hacen tu vida más fácil
Seguros de Hogar
Electrodomésticos inteligentes que te harán la vida un poco más sencilla
¿Cuáles son los electrodomésticos inteligentes?
Saber más