¿Puedo cambiar el color de mi moto?

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

¿Qué tengo que hacer para cambiar mi moto de color?

El color de la moto es una de las señas de identidad de este vehículo. Sin embargo, los colores de los vehículos también están expuestos a las tendencias, de manera que algunos están de moda en un momento dado y luego dejan de estarlo.

Por mucho que te guste tu moto, quizá estés pensando en darle un cambio de imagen para que tenga un aire nuevo. Podrías sustituir sus vistosos colores por un tono negro atemporal. O tal vez darle un toque de color que la haga destacar en la carretera. Si al final te animas con el cambio de color, ten en cuenta que esto implica algunos ajustes en la documentación.

La documentación de tu vehículo, en este caso de tu moto, define sus características básicas. Esos rasgos que ayudan a identificarla, y está claro que el color es uno de ellos.
Si los papeles dicen que tu moto es negra, y te presentas a pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) con una de color rojo, puedes tener problemas. Por tanto, para evitar inconvenientes, lo que tienes que hacer tras cambiar el color de la moto es notificarlo a la Dirección General de Tráfico (DGT).

Este organismo dejará constancia de esta información y expedirá un nuevo permiso de circulación. Así, al ir a pasar la ITV, o si te para la Guardia Civil, ya constará oficialmente que esa moto que antes era de un color, ahora es de otro.

Esto que hemos visto es aplicable si cambias el color de la moto mediante pintura, pero también si la recubres con un vinilo que cambia su aspecto.
La gestión la puedes hacer en una oficina de la DGT, pero te resultará más sencillo hacerlo a través de la Sede Electrónica de la DGT. Dedicar cinco minutos a este trámite puede ahorrarte multas y un resultado desfavorable en la ITV.  

En el caso del seguro, es recomendable que comuniques por escrito el cambio de color. Porque, como decíamos antes, este es uno de los elementos identificativos del vehículo, y lo aportas al contratar la póliza.
Si lo que haces es pintar tu moto del mismo color que ya tiene, entonces no es necesario que avises ni a la DGT ni a tu seguro.

¿Cuántos colores puede tener mi moto?

En España la normativa no establece límites sobre el número de colores que puede tener una moto. De hecho, hay modelos que conjugan a la perfección diferentes colores y tonos para generar un resultado espectacular.

Tampoco hay limitación en el número de veces que puedes cambiar el color de la moto. Siempre y cuando solicites un nuevo permiso de circulación y lo notifiques a tu seguro.

La elección de un color u otro depende de tus preferencias personales. Los más clásicos son el negro y el blanco, que son prácticos y elegantes y nunca pasan de moda. 

El rojo también es un color de moto muy habitual, porque lo asociamos con potencia y velocidad. Los vehículos de dos ruedas de este color no pasan desapercibidos ni en carretera ni en ciudad.
Puedes pintar tu moto con los colores que prefieras, pero asegúrate de que sean colores que combinen bien entre sí. Escoge un color primario y utiliza uno o dos colores más para resaltar algunas áreas.

¿Puedo cambiar el color de mi moto?

¿Qué no se puede modificar en una moto?

El moto tuning está permitido, pero debemos respetar unos límites. No cualquier cambio a nivel mecánico o estético es legal.
La regla general es que podemos hacer cambios que no supongan un riesgo ni para el piloto, ni para los demás conductores ni los peatones. Además, para que el cambio sea legal, debe estar debidamente homologado.

  • Chasis y basculante

    La legislación no admite ningún tipo de modificación ni en el chasis ni en el basculante de la moto. Es decir, hacer operaciones de corte, soldado o dobleces sobre estas partes. Lo que sí está permitido es su cambio por el de otra motocicleta.
  • Motor

    Se permite el cambio siempre y cuando se escoja el mismo modelo. En ningún caso está permitida la sustitución de un motor por un modelo diferente, este tipo de cambio no se puede homologar.
    Tampoco es posible instalar filtros de admisión directa o un escape o colector de fabricación artesanal.
  • Depósito de combustible

    Se admite el cambio por uno diferente al que viene instalado de fábrica, pero no modificar la forma del ya está instalando para agrandarlo o hacerlo más pequeño. 
    Otro de los cambios que no se permiten es la sustitución del tapón del combustible por otro que sobresalga del depósito más de 15 mm.
  • Sidecar

    Una moto que está homologada para una plaza no puede pasar a ser de dos plazas añadiéndole un sidecar. Pero sí se puede llevar a cabo la operación contraria. Retirar el sidecar y que la moto pase a ser de una única plaza.
  • Pequeñas modificaciones

    La ley permite hacer algunas modificaciones de poca entidad, y no exige su homologación. Lo que podemos hacer es:
    • Cambiar las luces de la moto. Siempre que se instalen otras con marcado CE y vayan ubicadas en el mismo sitio que las originales.
    • Cambiar los retrovisores por otros que vayan en el mismo lugar que los anteriores.
    • Cambiar el manillar por otro, siempre que el nuevo se ajuste a la norma ISO.
    • Cambiar los neumáticos por otros que se ajusten a los diámetros y garganta originales.
    • Cambiar los discos de freno por otros certificados por el fabricante.
    • Cambiar la cúpula y poner un parabrisas.
    • Cambiar el asiento del conductor. Siempre que esto no conlleve cambios en el asiento del pasajero.
    • Cambiar los amortiguadores.
  • Cambios admitidos con homologación

    Podemos hacer los siguientes cambios si luego procedemos a su homologación:
    • Montaje de neumáticos de medidas diferentes a las originales.
    • Reducir la masa máxima autorizada del vehículo (MMA).
    • Cambiar las luces de sitio.
    • Instalar un manillar que no esté amparado por la norma ISO.
  • Cambios que requieren de una aprobación previa del proyecto

    • Cambio de la suspensión.
    • Cambio del sistema de frenado.
    • Modificación total o parcial de la carrocería, del chasis y de sus elementos.
    • Cambio de ubicación de los retrovisores.
    • Cambio de motor.

 

En resumidas cuentas, puedes cambiar el color de la moto sin problema, pero debes informar a la DGT y a tu seguro. Para otros cambios, infórmate bien sobre si estos están o no permitidos antes de llevarlos a cabo. Un buen motero siempre cuida de su vehículo y, por eso, si te hace falta un seguro para la moto, puedes contar con Línea Directa. 

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Moto

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Moto gracias a nuestros artículos

Cazadora de moto en verano: 10 razones por las que deberías llevarla
Seguros de Moto
Cazadora de moto en verano: razones por las que deberías llevarla

Que en verano haga mucho calor no es excusa para no ir bien protegido si viajas en moto. No importa si vas a hacer trayectos cortos por ciudad o si harás alguna ruta por carretera: llevar la ropa y las protecciones adecuadas siempre es fundamental.

Saber más
Garaje para moto: cómo varía el precio del seguro si tu moto
Seguros de Moto
Garaje para moto: cómo varía el precio del seguro si tu moto "duerme" en la calle

Si tu moto "duerme" en garaje o no puede determinar el precio de su seguro. Te contamos el porqué de esto y otros datos que pueden afectar al precio.

 

 

Saber más