Seguridad en el hogar para niños pequeños: cómo acondicionar el piso

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

¿Cómo tener una casa segura para niños?

La seguridad en el hogar es una cuestión prioritaria que se vuelve todavía más importante cuando tenemos niños porque nunca nos podemos despistar. Su naturaleza curiosa les lleva a explorar y a verse envueltos en situaciones que pueden tener cierto riesgo, sin que sean conscientes de ello.
Para evitarnos sustos, lo mejor es que hagamos algunos ajustes en casa para que esté "a prueba de niños".

Prevenir accidentes infantiles en el hogar es algo que está al alcance de nuestra mano. Bastan unos pequeños ajustes para que nuestra casa sea mucho más segura para nuestros hijos, nietos o sobrinos. Además de prevenir accidentes, esto da lugar a otros beneficios.

¿Qué conseguimos al reforzar la seguridad en el hogar para los niños?

Aquí tienes una pequeña recopilación de las razones por las que es buena idea adoptar medidas de seguridad en una casa con niños, pero estamos seguros de que podrás encontrar muchas más.

  • Prevención de accidentes. La razón primordial es evitar que se produzcan accidentes. Ya sabemos que los peques son propensos a sufrir caídas, cortes, quemaduras e intoxicaciones, y queremos protegerlos a toda costa.
  • Desarrollo más seguro. Si proporcionamos un ambiente seguro a los niños, estos pueden explorar y aprender con más libertad, algo que es muy positivo para su desarrollo.
  • Bienestar emocional. Los niños que se sienten seguros en su hogar pueden dedicarse a jugar, aprender y crecer sin ansiedades innecesarias.
  • Fomento de la independencia. Cuando sabemos que nuestro hogar es seguro, podemos dar mayor libertad a los niños para hacer cosas.
  • Reducción del estrés parental. Saber que hemos potenciado la seguridad en el hogar nos permite a los adultos estar más relajados.

Medidas para incrementar la seguridad en una casa con niños

Incluso elementos que a nosotros nos parecen seguros, pueden suponer un riesgo para los pequeños. Por eso, conviene hacer una revisión a fondo de la casa y detectar zonas de riesgo

Para ayudarte, aquí tienes algunas medidas esenciales para la seguridad en el hogar cuando hay niños pequeños.  

Instalar cerraduras de seguridad en armarios y cajones

Hay productos que bajo ninguna circunstancia deberían estar al alcance de los niños. Por ejemplo, los productos químicos, las herramientas, los cubiertos o los medicamentos.
Sin embargo, ya sabemos que un armario o un cajón cerrado son un foco de atracción para los peques, que suelen estar ansiosos por descubrir lo que hay dentro.

Para mantenerlos alejados del riesgo, es posible instalar cerraduras de seguridad en armarios y cajones. En las tiendas de bricolaje se pueden encontrar cerraduras sencillas de instalar que, además, son autoadhesivas y pueden retirarse más adelante sin dejar rastro. Pero, para los armarios con contenido más peligroso, sí puede ser conveniente recurrir a cerraduras más resistentes.

Seguridad en el hogar para niños pequeños

Bloquear el acceso a las zonas peligrosas

Hay zonas de la casa como las escaleras o el sótano que implican un mayor riesgo de accidente. En la medida de lo posible, vamos a limitar el acceso de los más pequeños a estas áreas.

Para impedir su acceso a la escalera podemos instalar una barandilla o puerta de seguridad. Si no queremos que accedan a ciertas zonas como el garaje, podemos poner una cerradura o un pestillo que no esté a su altura.

Cubrir los enchufes eléctricos

La mayoría de los niños han sentido en algún momento una particular atracción por los enchufes. Como sabemos que tarde o temprano van a intentar tocarlos o introducir en ellos algún objeto, más vale prevenir que curar.

Los tapones de seguridad son la opción más sencilla, económica y rápida de instalar. Se introducen en los agujeros del enchufe, y lo dejan totalmente tapado. De esta forma, se acabó el riesgo de sufrir una descarga eléctrica.

Mantener los dispositivos eléctricos fuera de su alcance

En casa tenemos muchos pequeños electrodomésticos que pueden suponer un riesgo para los niños a sufrir una quemadura o una descarga eléctrica.

Por ejemplo, el tostador, la plancha del pelo o el secador. Por eso, es importante asegurarse de que no pueden manipularlos.

Reforzar la seguridad en el hogar en este punto es tan sencillo como colocar este tipo de objetos fuera de su alcance. El tostador puedes guardarlo en un armario al que no tenga acceso el niño, y el secador y la plancha los puedes guardar en el armario del baño o en tu habitación.

Asegurar muebles y electrodomésticos

No es extraño que un niño se apoye en un mueble, una estantería o un electrodoméstico. Estos son objetos pesados que podrían llegar a volcarse. Para que no suceda, se recomienda anclarlos a la pared.

Podemos, por ejemplo, anclar la cómoda de su habitación a la pared con unos tacos, y colgar la televisión del salón para que no puedan tocarla y que no haya riesgo de que se les caiga encima.

Evitar asfixias

Cuando los niños son muy pequeños, cualquier cosa puede obstruir su garganta y ya sabemos que les encanta llevárselo todo a la boca. Por eso, hay que extremar la precaución en este sentido.

Conviene retirar de su vista y alcance todos aquellos objetos pequeños que representan un riesgo de asfixia, como las tapas de los bolígrafos, globos sin hinchar, piezas de juguetes de pequeño tamaño y, por supuesto, las bolsas de plástico.

Establecer medidas de seguridad en el hogar

A medida que los niños van creciendo es importante que aprendan sobre seguridad doméstica. Es responsabilidad de los adultos enseñarles que pueden hacerse daño si juegan con fuego, tocan los enchufes, corren dentro de casa o comen o beben cualquier cosa sin preguntar antes.

Supervisar de forma constante

Con los niños todas las medidas preventivas son pocas. Cuando creemos que ya no hay ningún riesgo, ellos nos demuestran que todavía hay alguno que habíamos pasado por alto. Por eso, es importante hacer una supervisión activa y continua

Prestando atención al comportamiento de los niños, podemos identificar nuevos riesgos y también descubrir cuáles son los riesgos que ya no les afectan.

Al tomar medidas preventivas de seguridad en el hogar estamos protegiendo a nuestros niños, garantizando así su bienestar físico y emocional y nuestra tranquilidad. 

Además, ten en cuenta que tu hijo también puede ser la fuente de un daño. Por ejemplo, si mientras juega en casa del vecino decide pintar su sofá con unos rotuladores. Para esto también debes estar preparado, y la mejor forma es con un Seguro de Hogar de Responsabilidad Civil

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Salud

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Salud gracias a nuestros artículos

Seguros de Salud
Enfermedades comunes en invierno: cuáles son y cómo prevenirlas

¿Cuáles son las enfermedades comunes en invierno?

Saber más
Seguros de Salud
Especial gazpacho: 5 formas distintas de prepararlo

Distintas variedades de gazpachos y sus sencillas preparaciones

Saber más
Seguros de Salud
Recomendaciones para comer fuera de casa de forma saludable

Menús saludables y sencillos recomendados para comer fuera de casa

Saber más