Astenia: cómo evitar el cansancio cuando hay cambios de estaciones

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

Con la llegada de las nuevas estaciones se producen muchos cambios en nuestros días: cambios en los horarios, las temperaturas, las horas de sol...

Estos probablemente te pueden hacer sentir cansado, irritado e incluso triste y enfadado, si eres uno de los 1,8 millones de personas de nuestro país que sufren astenia. Pero, ¿qué es la astenia, en realidad? Se trata de un cuadro clínico, un conjunto de síntomas causados por cambios bruscos de tiempo, como son el otoño y la primavera. El paso del verano al otoño tiene aún más impacto, ya que la llegada de una nueva estación se junta con la vuelta a la rutina, la revisión de objetivos que no cumplimos, la fijación de otros nuevos… es como si nuestro nuevo año empezara con la vuelta de las vacaciones, en vez de en enero.
 

Los síntomas más comunes son el cansancio y la fatiga, pero también están la somnolencia, los dolores de cabeza, los mareos, las bajas energías, los cambios de humor, la apatía, la irritabilidad, la menor concentración y memoria, la falta de apetito y la dificultad para conciliar el sueño. Por suerte, estos síntomas no suelen durar más de dos semanas, que es el tiempo que el organismo necesita para acostumbrarse a la nueva estación.

Sin embargo, la astenia no está reconocida como una patología, por lo que aún no existe ningún tipo de medicación para poder tratarla. Pero ojo: si los efectos persistieran o si tienes otras patologías y empeoran por culpa de la astenia, recuerda que siempre puedes calcular el precio de tu seguro de salud con nosotros y contratar la póliza que más se ajuste a tu presupuesto y tus necesidades: así tendrás siempre acceso a los mejores profesionales.
 

Entonces, ¿qué podemos hacer para minimiza sus efectos? Especialmente los problemas para dormir, porque agudizan todo lo anterior. Pues bien, podemos llevar a cabo una serie de hábitos saludables que nos ayudarán a superar los cambios estacionales.

Consejos para paliar los efectos de la astenia

Trata de dormir lo suficiente

Sin duda, el mejor remedio contra la fatiga y el sueño producido por la astenia es descansar correctamente. Por ello, los expertos destacan la importancia de un sueño de calidad, durante al menos 7 horas diarias y en un horario similar. El dormir, produce un efecto reparador en el organismo, dando al cerebro y al cuerpo tiempo para recuperarse del estrés acumulado. Además, dormir también nos ayuda a sentirnos alerta, optimistas, a tener mejores relaciones con las personas y a combatir enfermedades.

Astenia: cómo evitar el cansancio en los cambios de estaciones

Practica ejercicio

Nuestro cuerpo necesita movimiento: tan solo media hora al día de ejercicio moderado es suficiente para liberar las endorfinas necesarias que nos ayudarán a mantener nuestro cuerpo en un buen tono vital. Liberar endorfinas nos permitirá crear un estado de bienestar, mejorando nuestro estado de ánimo y ansiedad, promoviendo la calma, reduciendo el dolor y ayudando a fortalecer nuestro sistema inmunitario, entre muchas otras ventajas. Son recomendables actividades como nadar, bailar, montar en bicicleta o hacer yoga, pero también puedes establecer tu propio plan de entrenamiento personalizado o hacer deporte con un entrenador personal.

Establece horarios

Con las nuevas estaciones, las horas de sol incrementan o disminuyen y podemos ver cómo varían nuestros horarios, algo que nos perjudica si padecemos astenia. Hay numerosos estudios que demuestran la importancia de mantener horarios fijos a la hora de realizar las comidas, pues el ‘’reloj’’ interno del cuerpo establece ritmos para todas las funciones de nuestro organismo, hasta las más básicas, como es el caso de digestión y absorción de nutrientes. Algunas recomendaciones son: no olvidar desayunar, ya que el desayuno nos aporta la energía necesaria para aguantar toda la mañana, y cenar mínimo dos horas antes de dormir; así damos a nuestro organismo el tiempo suficiente para que haga la digestión y no interfiera con el sueño.

No olvides hidratarte y llevar una dieta equilibrada

Beber y mantener nuestro cuerpo lo suficientemente hidratado es imprescindible para asegurar una buena función renal e intestinal. Así mismo, una dieta equilibrada, sana y variada es esencial para combatir el cansancio, la fatiga y también para aumentar nuestra capacidad de concentración. Los alimentos estrella para ello son las legumbres; los frutos secos; los productos integrales ricos en fibra y vitaminas del grupo B, como los alimentos ricos en vitamina B6 , y las frutas y verduras de temporada.

Recordemos que un correcto nivel de triptófano te ayudará a tener un buen estado de ánimo. Este lo podemos encontrar en alimentos como la leche, el queso, la carne de pollo y pavo, las claras de huevo y el pescado azul, entre otros.

Evita bebidas estimulantes

El consumo de bebidas que aportan energía, como el café o el alcohol, no son los mejores aliados contra la astenia, sino todo lo contrario. En su lugar, trata de tomar plantas medicinales naturales, vitaminas, jalea real, ginseng, guaraná o alga espirulina, que también actuarán como estimulantes para el organismo, pero sin efectos negativos.

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Salud

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Salud gracias a nuestros artículos

Seguros de Salud
Magnetoterapia: qué es y cómo funciona
Todo lo que necesitas saber sobre la magnetoterapia
Saber más
Seguros de Salud
Cirugía para juanetes en el pie: lo que necesitas saber
Cirugía del juanete en el pie: consideraciones importantes
Saber más