917 001 001
Ir a Área Cliente Alta / Gestión de partes

Cómo evitar quedarse dormido conduciendo

Hay dos tipos de accidentes de tráfico: los que está en nuestra mano evitar y aquellos contra los que no podemos hacer nada. Quedarse dormido al volante o que la fatiga nos juegue una mala pasada está detrás de hasta el 30% de los accidentes, cuando en la mayoría de las ocasiones bien podrían evitarse estos siniestros. ¿No sabes cómo combatir el sueño al volante? No te preocupes, aquí tienes algunos consejos.

Cómo evitar quedarse dormido conduciendo

13 trucos para evitar quedarse dormido conduciendo

La mayor parte de los accidentes por fatiga o por quedarse dormido conduciendo ocurren cuando se está de viaje, en carreteras largas y rectas (es decir, “aburridas”), de noche y cuando el ansia por llegar a nuestro destino nos puede al sentido común.

Cuando estés planeando un viaje, además de fijarte en cuestiones como la revisión técnica del vehículo o que los papeles del seguro de coche estén en regla, dales un vistazo a nuestras recomendaciones:

1. Evita las comidas abundantes

Antes de salir a carretera no te des un atracón ni comas cosas pesadas, puesto que ambas cosas te producirán somnolencia. La sensación de hambre es tu alidada, ya que te mantendrá alerta, pero tampoco te pases. Come, pero con moderación.

2. Mantente hidratado

Este punto es muy importante. Además de agua puedes beber algo de cafeína o teína e incluso una bebida energética, pero solo si estás acostumbrado a consumirlas y en cantidades moderadas. Es cierto que tanto la cafeína como las bebidas energéticas te darán un chute extra, pero su efecto es a corto plazo. El exceso, además, puede ser tan perjudicial como el tener sueño al volante.

Por otro lado, mantenerte hidratado tiene un beneficio extra: te entrarán ganas de ir al baño y te verás obligado a hacer paradas cada cierto tiempo.

3. No tengas prisas y haz paradas regulares

¿Llegar antes te va a suponer algún beneficio? Qué prefieres, ¿llegar un poco después o no hacerlo en absoluto? La respuesta es clara, así que haz paradas de forma regular, teniendo en cuenta que lo ideal es descansar treinta minutos cada dos horas conduciendo. En las carreteras españolas hay miles de ventas, gasolineras, hostales y moteles de carretera en los que puedes tomar algo, estirar las piernas e incluso echarte una siesta si lo consideras necesario.

4. Come cosas que requieran una masticación activa

Mientras no te distraigan de la conducción, masticar chicle o comer ciertos tipos de caramelos puede ayudarte a mantenerte despierto y activo. Si, además los comes mentolados o de sabor fuerte, te darán una sensación extra de frescor que te despejará.

5. No luches contra el sueño, duerme si necesitas hacerlo

¿Oíste lo que decíamos arriba sobre los hostales y moteles? Si el viaje que estás haciendo es demasiado largo o te ha pillado la noche y estás agotado, es preferible que pares en uno de ellos y duermas unas cuantas horas antes de continuar el camino hacia tu destino.

6. Intenta mantenerte activo

Esto es más complicado si conduces solo, pero si vas acompañado y nadie puede relevarte en la conducción siempre puedes pedir a los otros ocupantes del coche que te hablen y te den conversación. Eso sí, elegid temas ligeros para evitar potenciales discusiones o que puedas estar tan concentrado en la charla que quites tu atención de la carretera.

7. Usa la tecnología en tu favor

Hoy en día existen aplicaciones que te ayudan a mantenerte despierto y centrado en la conducción, como por ejemplo Drive Awake. También hay aplicaciones para smartwatchs, como “Copiloto Samsung”, que miden el estado de alerta del conductor y avisa para realizar una parada cuando se está quedando dormido.

8. Evita conducir de noche

Esto es básico. A veces no queda más remedio, pero lo ideal es evitarlo en la medida de lo posible. Sí, las carreteras están mucho menos concurridas de madrugada, pero también es mucho más probable que te quedes dormido.

9. Planea tu viaje y las paradas que vas a hacer

Si vas a hacer un viaje muy largo en el que necesitas parar para dormir sí o sí, lo ideal es que planifiques esas paradas e incluso que reserves las habitaciones con antelación. Calcula los tiempos para que no llegues al límite de sus fuerzas, incluso si tuvieras algún percance en el camino.

10. Evita el exceso de calor

El calor llama al sueño, así que no dejes que haga demasiado en el coche. Abre la ventana cada cierto tiempo o pon el aire acondicionado a intervalos regulares. No significa que tengas que pasar frío, pero será mejor mantenerse fresco.

11. Evita los medicamentos que dan sueño

Si estás medicándote, unos días antes de salir de viaje asegúrate de que nada de lo que tomas pueda provocarte sueño al volante. Por ejemplo, los antihistamínicos suelen dar mucho sueño. Si no puedes dejar de tomar el medicamento en cuestión, busca alternativas con tu médico o farmacéutico de confianza y, si no las hubiera, procura que las tomas coincidan con el momento en el que hayas llegado a tu destino.

12. Ponte música

Esto va ligado al punto de mantenerse activo. La música o la radio te ayudarán a mantenerte despierto, pero cuidado con lo que escuchas: la música clásica puede producir somnolencia, por ejemplo. Tampoco te recomendamos escuchar podcasts o programas de radio que requieran en exceso de tu atención.

13. Vístete de forma adecuada

Esto, que puede parecer una tontería, podría marcar un antes y un después. Viste ropa cómoda, holgada y ponte zapatos o deportivas que te sujeten bien los pies.