Gastos del hogar: cuáles son y cómo tener un control sobre ellos

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

Las claves para controlar los gastos del hogar

Llevar a cabo un control de la economía doméstica es fundamental para mantener un buen nivel de ahorro y evitar gastos innecesarios, pero no siempre es fácil. Además de los gastos esenciales, como la luz, el agua, el gas o la compra, hay que tener en cuenta otros muchos gastos que, quizá, no tenemos tan presentes. En este artículo, enumeramos cuáles son los gastos del hogar más frecuentes y cómo puedes ejercer un control más exhaustivo sobre ellos para saber de dónde puedes ahorrar cada mes. ¡Toma nota!
 

La economía doméstica requiere una gestión periódica, efectiva y detallada para identificar exactamente todos los gastos que tienes y cuáles de ellos se pueden reducir o, incluso, eliminar. El día a día hace que, en muchas ocasiones, incurramos en gastos que, si lo pensamos, son prescindibles, pero nos cuesta detectarlos. Por eso, te van a interesar los consejos que te damos a continuación para que no se te escape ningún gasto y puedas organizarlos de forma óptima. 

Analiza los ingresos

Lo primero que deberías hacer es verificar todos los ingresos económicos que entran mensualmente en tu casa, ya sea a través de nóminas, pensiones o mediante cualquier otra fuente, como arrendamientos inmobiliarios.

La clave de este paso es saber la cantidad total de dinero de la que dispones cada mes para, posteriormente, identificar cuánto se te va en el pago de gastos del hogar. 

Enumera los gastos

Una vez tienes claros todos los ingresos con los que cuentas mensualmente, el siguiente paso es hacer una lista con todos los gastos. Es importante que la totalidad de gastos sea menor a los ingresos; de lo contrario, no podrías hacer frente a los mismos. 
Para elaborar esta lista, nuestra recomendación es que dividas los gastos de la siguiente forma:

  • Gastos imprescindibles. Todos aquellos gastos a los que no puedas renunciar porque cubren necesidades básicas. ¿Qué gastos podemos encontrar en este apartado? Por ejemplo, la vivienda, la luz, el agua, el gas, la comida, los medicamentos, la climatización, los gastos escolares (si tienes hijos) y todos los seguros que pagues, incluso si realizas un único pago anual.
  • Gastos prescindibles. En este apartado, debes indicar todos los gastos que suelas tener, pero que no responden a necesidades básicas urgentes. Hablamos, por ejemplo, de la compra de ropa (siempre que no sea necesaria, sino por placer), el ocio o los viajes. En este apartado, lo más recomendable es realizar una estimación del gasto promedio porque puede haber meses en los que gastes más que otros.
  • Gastos extraordinarios. Por último, es conveniente tener en cuenta una cuantía económica para cubrir todos los gastos extraordinarios que puedan surgir. Como es imposible preverlos, lo habitual es calcular una cantidad estándar para tener un fondo de reserva en caso de necesidad. En este grupo podríamos encontrar gastos de reparaciones o averías imprevistas. Asegurar el piso o la casa es una buena forma de evitar muchos de estos gastos. 
Gastos del hogar, cuáles son y cómo controlarlos

Elabora tu propio presupuesto

Ahora que ya tienes los ingresos y los gastos, es el momento de elaborar un presupuesto que te permita comprobar cuánto dinero debes destinar a los gastos imprescindibles, y cuáles son los gastos en los que podrías recortar si fuera necesario. 

  1. Resta, a la cifra total de ingresos, los gastos imprescindibles
  2. Después, réstale los gastos que has estimado como prescindibles. 
  3. Comprueba cuál es la diferencia entre ingresos y gastos y calcula qué porcentaje del total de ingresos va destinada a cubrir los gastos del hogar. De la cantidad restante, recuerda la estimación que has hecho de gastos extraordinarios, que debería ser inferior al resultado de restar ingresos y gastos para que se pueda cubrir.


Este presupuesto te permitirá tener una fotografía de tu situación financiera. A partir de aquí, nuestro consejo es que elabores un nuevo presupuesto tratando de incrementar el ahorro, es decir, identificando qué gastos puedes eliminar conscientemente. Sobre todo, si el dinero que se te va en gastos supera el 85-90 % de tus ingresos. Si esto sucede, te resultará muy complicado ahorrar todos los meses, así que sería conveniente ver cómo reducir los gastos para aumentar el ahorro. 

Consejos para reducir los gastos del hogar

Si has decidido que debes recortar algunos gastos todos los meses, seguramente te resultará difícil elegir de dónde reducir. Además, la flexibilidad que tengas también dependerá del porcentaje que quieras reducir; no es lo mismo recortar si tienes un 95 % de gastos sobre tus ingresos que si ese porcentaje es de un 80 %. Lo primero que debes tener claro es cuál es la partida de gastos de la que puedes suprimir o disminuir algunos de ellos; generalmente empezando por los gastos prescindibles.

  • Visualiza los conceptos exactos de los gastos prescindibles. Esto te ayudará a saber cuánto dinero te gastas en cada apartado y a identificar cuáles puedes eliminar el próximo mes. Por ejemplo, puedes comprobar qué gastos has tenido en comidas y cenas fuera de casa, que es uno de los aspectos en los que más se suele reducir. 
  • Repasa tus gastos mensualmente. Crea una hoja de Excel donde puedas visualizar la evolución de tus gastos mes a mes para comprobar si estás cumpliendo, o no, tus objetivos de ahorro.
  • Si rebajas gastos de ocio, busca planes alternativos más económicos. En lugar de salir a cenar todos los fines de semana, planifica opciones más económicas, como un pícnic en la montaña o en la playa. 
  • Chequea la lista de la compra que sueles hacer habitualmente y analiza si puedes reducirla. Para ello, hay algunos consejos muy útiles, como elaborar una lista para no coger productos que no necesites o hacer la compra siempre después de comer, evitando ir al supermercado con sensación de hambre. 
  • Enumera en un listado las pequeñas acciones que te ayudan a ahorrar energía en casa. Apagar las luces, cerrar el grifo mientras te cepillas los dientes o cocinar de una vez para varios días son gestos con los que puedes ahorrar. 


En definitiva, mantener un control de los gastos del hogar es una tarea que requiere tiempo y constancia, pero que es más fácil de lo que parece. Y, sobre todo, es la mejor forma de ahorrar más cada mes sin necesidad de privarte, de golpe, de muchas cosas. ¡Empieza ya mismo!

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Hogar

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Hogar gracias a nuestros artículos

Evaluar la seguridad de tu vivienda
Seguros de Hogar
Puntos a evaluar en tu vivienda para saber cómo es de segura
Puntos clave en la seguridad de la vivienda
Saber más
Sistemas de vigilancia y seguridad más eficientes
Seguros de Hogar
Cuáles son los sistemas de vigilancia y seguridad más eficientes para un chalet
Sistemas de vigilancia y seguridad más recomendados para un chalet
Saber más
5 sistemas de seguridad para el hogar efectivos
Seguros de Hogar
5 sistemas de seguridad para el hogar más efectivos

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el hogar es la seguridad.

Saber más