Bronquitis aguda vs. crónica: entendiendo las diferencias

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

Claves para diferenciar la bronquitis aguda de la crónica

Hay determinadas épocas del año en las que algunas afecciones se disparan, y una de las que más se ha notado durante los últimos meses es la bronquitis aguda. Ahora bien, es importante saber diferenciar si se trata de un caso de bronquitis aguda, o si hablamos de bronquitis crónica. En este artículo te contamos las diferencias principales. ¡Muy atento/a!  

Controlar cualquier afección del aparato respiratorio, como la bronquitis, en sus fases iniciales es fundamental para prevenir problemas más serios en el futuro. Sin embargo, también es importante aprender a distinguir si lo que sufrimos es un episodio puntual, o si hemos pasado a un escenario de bronquitis crónica.

Los síntomas de ambos tipos de bronquitis no son exactamente iguales, y tampoco lo es el tratamiento que se aplica en cada caso. Cabe destacar, además, que lo más importante cuando crees que sufres esta patología es acudir al médico para que te indique cómo atajarla. Y, para garantizar la atención médica lo más rápido posible, tener un Seguro de Salud contratado supone una gran tranquilidad en ese sentido.

Dicho esto, vamos a analizar detenidamente las diferencias más relevantes entre la bronquitis aguda y la crónica para ayudarte a distinguirlas con acierto. 

¿Qué es la bronquitis aguda?

La bronquitis aguda es una inflamación de los conductos bronquiales, que son las vías a través de las que el aire va hacia los pulmones. Debido a la inflamación, las vías respiratorias se hinchan, lo que hace que el espacio para transportar el oxígeno sea más reducido, causando dificultad para respirar. 

Además de la propia complejidad para respirar, la tos o la sensación de presión en el pecho, esta dolencia también puede ir acompañada de una mayor producción de mucosidad. 

Suele estar causada por un proceso vírico, generalmente posterior a un resfriado o gripe. En general, es un episodio de corta duración en el tiempo, cuyos efectos se suelen desvanecer pasados unos días o semanas. 

¿Cuándo se considera una bronquitis crónica?

A diferencia de la bronquitis aguda, la bronquitis crónica está considerada una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) de carácter progresivo, no esporádico. Se considera como bronquitis crónica aquella cuyos efectos persisten durante, al menos, tres meses, y cuando se producen episodios recurrentes durante unos dos años consecutivos, aproximadamente. 

Es decir, hablamos de bronquitis crónica en el caso de las personas que sufren este tipo de complicaciones respiratorias de manera habitual. Uno de los ejemplos más frecuentes de personas que pueden sufrir bronquitis crónica son los fumadores, puesto que la exposición prolongada de los pulmones al humo del tabaco es una de las principales causas. 

¿Qué diferencia hay entre bronquitis crónica y bronquitis aguda?

La principal diferencia que hay entre las bronquitis aguda y crónica es que, mientras la primera es un episodio de corta duración (suele durar unos 10 días), la bronquitis crónica tiene un carácter más prolongado en el tiempo. 

Además, al estar causada por un virus, la aguda puede ser contagiosa en algunos casos. En cambio, la bronquitis crónica se produce por una exposición permanente a agentes que causan la infección en los bronquios, pero no por contagio directo. 

Diferencias entre Bronquitis aguda vs crónica

¿Cómo se diagnóstica una bronquitis aguda?

El diagnóstico de bronquitis aguda comienza con la propia identificación de los síntomas, que suelen ser los siguientes:

  • Dificultad para respirar y sensación de jadeo.
  • Cansancio y fatiga constante.
  • Tos, que puede ser seca o con flema.
  • Exceso de mucosidad, que puede ser de color blanquecino, amarillento o verdoso.
  • Presión en el pecho.
  • Fiebre, aunque no suele ser muy alta.
  • Sibilancias, que son los pequeños silbidos que se producen al respirar. Suelen ser más habituales en personas asmáticas o que sufren otro tipo de patologías respiratorias.

 

En caso de padecer estos síntomas, lo más recomendable es consultar con un médico especialista para que confirme si se trata de bronquitis aguda o si es algún otro tipo de afección respiratoria.  

Para ello, el facultativo realizará una inspección auditiva de tu respiración, que puede ir acompañada de una radiografía de tórax, una espirometría o una oximetría de pulso, para medir la cantidad de oxígeno en sangre. 

Tratamientos para combatir la bronquitis aguda

Si el médico confirma que hay bronquitis aguda, lo siguiente que hará es indicar cuál es el tratamiento más adecuado para combatirla. 

No obstante, debes tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, la mayoría de los síntomas remiten por sí solos pasados entre 7 y 10 días, excepto la tos. Esta puede prolongarse durante varias semanas posteriores a la inflamación.

Aun así, hay varias formas de mitigar sus efectos lo antes posible, como las que mencionamos a continuación:

  • Ingiere abundante cantidad de líquido, sobre todo, de agua, durante el día, para favorecer la expulsión de la mucosidad. También es recomendable beber infusiones calientes.
  • Utiliza un humidificador para mantener el ambiente humedecido.
  • Las personas que sufran asma pueden utilizar un inhalador para aliviar la dificultad respiratoria.
  • Descansa durante varias horas al día.
  • Si se presenta la fiebre, trata de controlarla con analgésicos.

 

Como ves, la bronquitis aguda es un proceso inflamatorio muy habitual en caso de resfriados, gripes o congestiones pseudo gripales que no debe alarmarnos al principio. En la mayoría de los casos no reviste mayor gravedad, aunque siempre es conveniente consultar con el médico especialista para mantenerlo bajo control y evitar que derive en afecciones pulmonares más serias.  

 

En estos casos, disponer de un Seguro de Salud que te permita visitar al médico rápidamente puede marcar una gran diferencia, puesto que, si necesitas comenzar con un tratamiento médico, lo mejor es hacerlo cuanto antes y no esperar.

Por tanto, si todavía no lo tienes y quieres consultar los distintos precios del Seguro de Salud, estamos a tu disposición para resolver todas las dudas que surjan. Recuerda que la salud es el bien más preciado que tenemos; así que debemos otorgarle la prioridad que merece.

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Salud

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Salud gracias a nuestros artículos

Seguros de Salud
Enfermedades comunes en invierno: cuáles son y cómo prevenirlas

¿Cuáles son las enfermedades comunes en invierno?

Saber más
Seguros de Salud
Primeros auxilios para esguinces: qué hacer y qué no
¿Qué hacer y qué no hacer ante un esguince?
Saber más
Seguros de Salud
Cómo tratar la gastroenteritis viral, la infección más frecuente en verano
Todo lo que debes saber sobre la gastroenteritis viral
Saber más