917 001 001
Ir a Área Cliente Alta / Gestión de partes

Vehículo autónomo, ¿realidad o aún solo una idea?

Desde que se concibiera la idea original y hasta la actualidad, las probabilidades de crear un coche completamente autónomo han variado con cada nuevo avance tecnológico. Sin embargo, los desafíos técnicos a los que se enfrentan los vehículos autónomos no son los únicos obstáculos para su desarrollo. ¿Será posible, en un futuro no muy lejano, que los coches sin conductor se conviertan en algo rutinario?

Los vehículos autónomos, ¿son una realidad o es ficción?

Niveles de automatización

Lo primero que debemos saber es que existen diversos niveles de automatización:

  • Nivel 0: No hay automatización. Serían los coches a los que estamos acostumbrados y los que conocemos desde siempre, los que no tienen ningún tipo de asistente en la conducción. Todo depende del ser humano.
  • Nivel 1: Aquí empezamos a encontrarnos con los asistentes en la conducción y diversos sistemas de seguridad para el conductor. El coche ayuda en los momentos de aceleración, desaceleración, etc., pero la persona al volante debe seguir completamente centrado en la conducción.
  • Nivel 2: Automatización parcial. En este nivel el conductor no realiza las tareas referentes al movimiento, pero debe seguir pendiente de la carretera. El vehículo autónomo en este nivel puede, en teoría, prever y anticiparse a los accidentes, aunque su detección y respuesta ante objetos no es perfecta. Los expertos aseguran que, a partir de este nivel, la tasa de accidentes se reduce considerablemente.
  • Nivel 3: Automatización condicionada. Sigue siendo necesario un conductor atento para intervenir en caso de necesidad, pero el vehículo cuenta con sistemas de control del movimiento longitudinal y lateral, que controlan la dirección y responde ante objetos. Estos coches pueden, supuestamente, decidir cuándo se requiere un cambio de carril, frenar para evitar colisiones, etc.
  • Nivel 4: Automatización elevada. En este nivel teóricamente no se necesitará la intervención de un conductor en ningún momento, ya que el vehículo autónomo controlará el tráfico, las condiciones del entorno, definirá la ruta y responderá ante los imprevistos.
  • Nivel 5: Automatización completa. En la actualidad no existen vehículos completamente autónomos. Los prototipos más cercanos al nivel 5 sólo tienen permitido circular como vehículos de prueba, por precaución, y siempre con la presencia de un ser humano que pueda tomar el control de ser necesario.

Cuando se habla de vehículo autónomo hoy en día es en referencia a coches en los niveles 2 o 3.

¿Cómo se puede llegar al máximo nivel de automatización?

Hay empresas, como Ford y General Motors, que están construyendo un vehículo autónomo desde cero. Otras, sin embargo, se han centrado en desarrollar softwares lo suficientemente potentes como para conducir cualquier vehículo, con todo lo que supone a nivel de atención y reflejos.

La clave está en desarrollar un software de percepción y predicción lo suficientemente potente como para controlar el entorno durante la conducción. Esta también es la mayor dificultad a la que se enfrentan las empresas, puesto que tienen que poder detectar los potenciales obstáculos y, además, predecir cómo pueden llegar a interactuar con el vehículo. Por ejemplo: tiene que detectar a un niño con una pelota jugando cerca de la carretera e intentar predecir si la pelota pudiera llegar a caer frente al vehículo, si el niño seguirá a la pelota, si el niño simplemente correrá hacia la calle sin la pelota como “aviso”, etc.

Pero prever y controlar no es lo único. El coche tiene que reaccionar a tiempo, como haría cualquier ser humano en circunstancias óptimas. Si el software no es lo suficientemente preciso, muchos usuarios no se atreverán a ponerse en manos de vehículos autónomos. Y para alcanzar ese grado de precisión solo se pueden hacer una cosa: seguir trabajando hasta que los avances tecnológicos y en el entorno de la IA sean lo suficientemente potentes como para respaldar la teoría.

¿Qué suponen los vehículos autónomos para las aseguradoras?

Uno de los efectos más esperados de la normalización de los coches autónomos es la supuesta reducción drástica de los accidentes de tráfico, lo que podría llevar a cambios en el precio del seguro de coche. Sin embargo, no es descabellado pensar que, aunque los accidentes se volvieran menos frecuentes, estos podrían ser más graves. Y hoy en día, aunque existan varios tipos de seguros para coches, lo cierto es que ninguno podría ajustarse a un coche 100% autónomo.

Las aseguradoras tendrán que adaptarse paulatinamente, ofreciendo coberturas que se apliquen cuando el coche vaya en “piloto automático” y otras para cuando sea la persona la que lleva el control. Es probable que llegue el momento en el que incluso se prohíba al conductor hacer determinadas maniobras, como ocurre con los aviones o los trenes.

Hay quien dice que el nivel 5 está aún a décadas de distancia, otros que será una realidad en 5 o 10 años. ¿Qué opinas tú?