902 123 253
X

Abre un parte o gestiónalo

online y estrena móvil

o smartwatch

Línea Directa te ofrece la posibilidad

de gestionar tus partes de la manera más fácil

y rápida desde el Área de Clientes y, además,

ahora te da la oportunidad de conseguir un móvil

de última generación o un smartwatch.

CONTINUAR
Solo válido para pólizas activas de coche y/o moto que abran un parte entre el 01/11/2017 a 31/01/2018. Sujeto a normas de la promoción. Consulte las bases en www.lineadirecta.com.
Área de Cliente Alta / Gestión de partes

¿Qué gastos asume el casero y cuáles el inquilino?

Pese a que los deberes y obligaciones por parte de ambas figuras están recogidos en la Ley de Arrendamientos Urbanos, LAU, no siempre queda claro quién paga qué en cada circunstancia.

Con independencia de lo que recoja la Ley, lo válido es lo que se describe en el contrato de arrendamiento que se firme, por lo que cuanto más destallado esté el reparto de gastos, mejor que mejor.

Facturas

Esta parte es la más “sencilla” y se podría resumir así:

  • Casero: paga el IBI, la comunidad de vecinos, el seguro de la casa, seguro de pago y contratos de mantenimiento (caldera, lavadora, etc).
  • Inquilino: paga todo lo que puede medirse con contadores individuales (el agua, la luz, el gas, el teléfono...), así como un seguro del contenido para proteger de posibles daños sus propiedades.

Averías

En el apartado de "Conservación de la vivienda" del artículo 21 de la LAU se recogen las obligaciones de ambas partes:

  • Casero: El arrendatario debe mantener la vivienda en todo momento en condiciones de habitabilidad, realizando los arreglos necesarios para ello, salvo que el deterioro sea por mal uso o daño intencionado del inquilino.
    • Renovación o sustitución parcial de conductos de agua y desagüe.
    • Mantenimiento y conservación del techo, suelo, paredes.
    • Sustitución y reparación del termo.
    • Reparación de averías en electrodomésticos.
  • Inquilino: El arrendador ha de hacerse cargo de los daños que él o sus visitas causen a la propiedad alquilada.
    • Pequeñas reparaciones derivadas por el desgaste del uso diario de la casa, como el cambio de una bombilla.
    • Daños por sobrecarga en la red eléctrica por mal uso.

Para evitar tensiones innecesarias es recomendable que tanto el casero como el inquilino contraten un buen seguro de hogar que cubra sus necesidades, teniendo claro qué se considera contenido y qué continente.