Dolor cervical

Ejercicios para prevenir el dolor cervical

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

¿Qué hacer para prevenir el dolor de cervicales?

El dolor cervical es algo bastante común y puede aparecer por muchos factores diferentes. Como resulta tan molesto, lo mejor es realizar una labor preventiva. Algo que resulta muy sencillo, ya que unos pocos ejercicios practicados regularmente, son suficientes para que nuestro cuello esté en óptimas condiciones y no nos genere molestias.

La prevención de este dolor pasa por adoptar buenos hábitos posturales y practicar algunos ejercicios que ayuden a aliviar la tensión y el estrés que suelen acumularse en la región del cuello.
Aquí tienes algunos consejos relativos a cambios que puedes hacer en tu día a día para evitar el dolor cervical:

Mantener una buena postura

Las malas posturas son el origen de muchos dolores musculares, y las cervicales no son una excepción. Para evitar acumular tensión en esta zona, es aconsejable mantener la espalda recta y los hombros relajados cuando estamos sentados.

En la medida de lo posible, hay que evitar mantener la cabeza inclinada hacia delante durante períodos prolongados de tiempo. Esto es hoy en día más importante que nunca, porque la postura que adoptamos para mirar el teléfono móvil se está convirtiendo en una fuente de dolor cervical. De hecho, las molestias en la espalda y el cuello asociadas a pasar mucho tiempo mirando el móvil ya se conocen como síndrome del cuello roto.

Ejercicios para prevenir el dolor cervical

Ajustar la altura del monitor y el asiento

Si por trabajo o estudios pasas mucho tiempo utilizando el ordenador, es importante que ajustes la altura de la pantalla para que quede justo al nivel de tus ojos. 

Por lo que se refiere a la silla, esta debe estar colocada a una altura que te permita reposar los codos en la mesa y mantener una posición neutra.

Con esto logramos reducir el dolor cervical porque adoptamos esa buena postura de la que hablábamos hace un momento.

Controlar el estrés

El estrés contribuye a la acumulación de tensión en la zona del cuello, y desencadena molestias en las cervicales. Por eso, es aconsejable trabajar técnicas de control del estrés como la meditación o ejercicios de respiración.

Con tan solo dedicar cinco minutos a estas prácticas, podemos notar un gran alivio en la tensión que se acumula en nuestro cuerpo.

¿Qué ejercicio es bueno para el dolor de cervicales?

Practicar ejercicio físico con regularidad siempre es bueno, ya que mejora la salud tanto a nivel físico como psicológico. Tratándose de dolor cervical, unos ejercicios específicos nos pueden ayudar a prevenirlo, e incluso a tratarlo cuando hace acto de presencia.

Uno de los que podemos practicar es la inclinación lateral del cuello. Se puede hacer tanto sentado como de pie, pero siempre con la espalda bien recta. Inclinamos la cabeza lentamente hacia un lado, llevando la oreja en dirección al hombro. Mantenemos esta posición durante unos 15 o 30 segundos y hacemos el mismo movimiento hacia el lado contrario.

Otra alternativa es la rotación de cuello. Consiste en girar lentamente la cabeza de un lado hacia el otro, llevando la barbilla hacia el hombro. Evitando, en todo caso, realizar movimientos bruscos. Esto lo podemos combinar con una inclinación de la cabeza hacia delante, dirigiendo la barbilla hacia el pecho. Tenemos que evitar forzar el cuello hacia abajo, por lo que mantenemos el grado de inclinación que nuestro cuerpo nos permita sin forzar los músculos.

Hacer ejercicios de hombros resulta útil para liberar la tensión en el cuello y aliviar el dolor cervical. Es tan sencillo como rotar los hombros hacia atrás suavemente en círculos durante 15 segundos. Después repetimos el giro, pero esta vez hacia adelante.

Estos ejercicios van a aliviar el dolor en las cervicales, pero también tienen un importante efecto preventivo. Si pasas mucho tiempo en la misma postura, tómate un descanso de vez en cuando y practícalos. Te aseguramos que notarás la diferencia.

El dolor cervical no tiene que ser una constante en nuestra vida, podemos prevenirlo y tratarlo. Pero, si nada de lo que haces te alivia, entonces te recomendamos calcular el Seguro de Salud, porque ha llegado el momento de ver a un especialista.

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Salud

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Salud gracias a nuestros artículos

Seguros de Salud
Enfermedades comunes en invierno: cuáles son y cómo prevenirlas

¿Cuáles son las enfermedades comunes en invierno?

Saber más
Seguros de Salud
Especial gazpacho: 5 formas distintas de prepararlo

Distintas variedades de gazpachos y sus sencillas preparaciones

Saber más
Seguros de Salud
Recomendaciones para comer fuera de casa de forma saludable

Menús saludables y sencillos recomendados para comer fuera de casa

Saber más