Menopausia precoz: causas posibles y cómo enfrentarse a ella

descripcion avatar

El envío de los datos supone la aceptación de la Política de privacidad. El teléfono introducido sólo será utilizado para ponernos en contacto contigo y poder facilitarte la información sobre tu seguro.

¿Qué hacer en caso de menopausia precoz?

La menopausia precoz es una afección que se produce por causas naturales. Pero también puede ser inducida por la presencia de enfermedades como el cáncer, que obligan a la extirpación de todo o parte del aparato reproductor femenino. Sea cual sea su causa, es importante saber cómo hacer frente de la mejor manera posible a esta nueva etapa de la vida.

Para abordar bien este proceso es imprescindible contar con acompañamiento y asesoramiento médico. Por lo que lo recomendable es acudir al especialista  lo antes posible ante la aparición de síntomas que están asociados con este fenómeno.

¿Cómo se manifiesta la menopausia precoz?

La transición hacia la menopausia empieza entre los 45 y los 55 años. Es entonces cuando la mujer pierde su capacidad reproductiva porque los ovarios dejan de funcionar.

Sin embargo, hay casos en los que este proceso biológico totalmente normal puede manifestarse mucho antes de lo que se considera habitual. Es entonces cuando podemos hablar de menopausia precoz, que es aquella que se da en mujeres que tienen menos de 40 años. También se conoce con el nombre de Fallo Ovárico Prematuro (FOP) o Insuficiencia Ovárica Prematura (IOP). En caso de que la menopausia aparezca entre los 40 y los 44 años, se denomina temprana o prematura.

Las causas pueden ser biológicas o estar relacionadas con la presencia de alguna enfermedad o un tratamiento médico:

  • Alteraciones genéticas. En mujeres que sufren el síndrome de Turner o el síndrome de la X frágil.
  • Antecedentes familiares. Si en la familia ya hay casos de FOP, es posible que este vuelve a repetirse.
  • Enfermedades autoinmunes. Algunas de ellas generan anticuerpos que atacan al ovario y destruyen o alteran la reserva ovárica.
  • Exposición a materiales tóxicos. Como los pesticidas o los disolventes.
  • Infecciones virales. Aquí se incluyen enfermedades que van desde el paludismo a la varicela.
  • Tratamientos contra el cáncer. En función de la intensidad de tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia, el fallo ovárico puede ser reversible o irreversible.
  • Cirugías. La histerectomía y la extirpación parcial del ovario producen la entrada inmediata de la mujer en menopausia, con independencia de su edad.
  • Causas desconocidas. En seis de cada 10 casos diagnosticados, se desconoce la causa de la IOP.

 

¿Cuáles son las consecuencias de la menopausia precoz?

 

La principal consecuencia es que la mujer pierde su capacidad reproductiva, pero, además, este proceso trae consigo una serie de cambios a nivel físico, así como consecuencias psicológicas.

La retirada de la menstruación implica un descenso de los estrógenos, la hormona sexual femenina, que resulta también importante para la salud en su conjunto. Por eso, las mujeres con menopausia pueden sufrir:

  • Debilidad ósea, lo que aumenta el riesgo de sufrir fracturas.
  • Osteoporosis.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Colesterol alto.
  • Problemas de tiroides.
  • Alteraciones emocionales.
  • Disminución de la pérdida de colágeno que acelera el proceso de envejecimiento de la piel.
  • Salud sexual insatisfactoria por la pérdida de la libido.
  • Ansiedad, depresión y pérdida de autoestima por la retirada prematura de la menstruación.
Menopausia precoz, ¿Cuáles son las causas y cómo puedo enfrentarme a ella?

¿Cómo puedo saber si tengo menopausia precoz?

Tienes que prestar especial atención a los síntomas que muestra tu cuerpo. En realidad, los efectos son muy similares a los que padecen las mujeres que llegan al climaterio a una edad más avanzada, y la gran mayoría de ellos se deben a la falta de producción de estrógenos. 

Los síntomas más comunes son estos:

  • Aparición de sofocos, que se manifiestan como episodios repentinos de calor que no están justificados por las condiciones climáticas.
  • Sudoración nocturna.
  • Frecuentes dolores de cabeza.
  • Alteraciones en el sueño, principalmente insomnio. Ya sea a través de la dificultad para conciliar el sueño o para mantenerlo.
  • Palpitaciones y taquicardias.
  • Alteraciones emocionales tales como mayor tendencia a la depresión o a la irritabilidad.
  • Sequedad vaginal. Este síntoma puede llevar a la dispareunia, que es el dolor al mantener relaciones sexuales.
  • Sequedad de la piel.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Problemas urinarios como la incontinencia, la mayor presencia de infecciones de orina o la irritabilidad de la vejiga.
  • Aumento de peso, especialmente acumulación de grasa en la zona del vientre.

Junto a estos síntomas (no todas las mujeres los padecen todos ni con la misma intensidad), aparece la amenorrea, que es la ausencia de menstruación.

Qué hacer si sospechas que la tienes

Se entiende que una mujer está en situación de menopausia precoz cuando han pasado 12 meses desde su último ciclo mensual. No obstante, las irregularidades pueden aparecer algunos meses antes de que la regla se retire. Lo más habitual es que haya cambios en el patrón de sangrado (puede ser más o menos abundante de lo habitual) y en su duración (puede ser mayor o menor de lo acostumbrado).

En cualquier caso, el diagnóstico debe ser realizado por el ginecólogo. Por lo que se recomienda acudir al especialista si existen sospechas de que se está atravesando este proceso.

Cuando una mujer de menos de 40 años manifiesta una ausencia de período menstrual, se realiza en primer lugar una prueba de embarazo para descartar que esta sea la causa de la falta de menstruación. Después se miden los niveles hormonales comprobando las concentraciones de estrógeno y de hormona foliculoestimulante. En ocasiones, se repiten las mediciones de forma periódica para poder confirmar el diagnóstico.
En algunos casos se realizan pruebas adicionales para intentar identificar la causa de la menopausia precoz o si hay otros trastornos asociados, con el fin de evaluar posibles riesgos para la salud y aplicar el tratamiento adecuado.

No hay ningún tratamiento capaz de hacer que los ovarios recuperen su funcionalidad, pero lo que se hace en estos casos es aplicar una terapia hormonal sustitutiva para combatir los niveles bajos de estrógenos. Esto contribuye a paliar de forma significativa los síntomas de la menopausia y previene los riesgos de salud asociados con el déficit hormonal.

Algo a tener en cuenta es que, cuando el fallo ovárico es espontáneo, el ovario puede seguir funcionando de manera intermitente durante un tiempo. Es decir, que puede haber ovulaciones, y de ellas se puede derivar un embarazo. Por eso, en muchos casos se recomienda el uso de anticonceptivos para evitar embarazos no buscados.

Este tipo de tratamientos reducen los síntomas y mejoran la calidad de vida y el estado anímico de la mujer, ayudándola sobrellevar esta etapa de su vida. Si sospechas que puedes tener menopausia precoz, aprovecha tu Seguro de Salud y pide cita con el ginecólogo de tu elección.

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Salud

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Salud gracias a nuestros artículos

Seguros de Salud
Ejercicio físico en el postparto
Entrenamiento físico: ¿Cómo llevar a cabo un plan de ejercicios postparto?
Saber más
Seguros de Salud
Cómo tratar la gastroenteritis viral, la infección más frecuente en verano
Todo lo que debes saber sobre la gastroenteritis viral
Saber más
Seguros de Salud
Remedios caseros para el estreñimiento
Remedios caseros para evitar el estreñimiento y mejorar tu tránsito intestinal
Saber más