917 001 001
Ir a Área Cliente Alta / Gestión de partes

La fatiga en la conducción: 10 efectos negativos más comunes

En el momento que te pones al volante, la seguridad es lo más importante. Por este motivo, siempre que conduzcas, resulta indispensable tomar todas las precauciones posibles para evitar accidentes en la carretera. La fatiga es uno de los principales motivos de la siniestralidad y no se deben subestimar los efectos del cansancio a la hora de conducir. Desde Línea Directa te contamos cuáles son los principales efectos negativos que la fatiga durante la conducción produce.

La fatiga en la conducción - 10 efectos negativos más comunes

La fatiga durante la conducción produce diversos efectos

Más concentración

Las personas fatigadas necesitan mantener unos mayores niveles de concentración para conducir de manera efectiva. Algo que todavía se acentúa más cuando se conduce de noche o en condiciones meteorológicas complejas.

Altera las capacidades cognitivas

Otra de las consecuencias de conducir cansado es su efecto en las capacidades cognitivas. Procesar la información o reaccionar ante determinadas situaciones se complica enormemente cuando la fatiga hace mella en el conductor.

Intensifica los estados alterados

Además de las capacidades cognitivas, la fatiga durante la conducción produce la intensificación de determinados estados alterados. El estrés o la ansiedad pueden aumentar considerablemente en condiciones de cansancio, lo que tiene efectos negativos en la conducción.

Favorece la conducción temeraria

En general, la fatiga durante la conducción provoca una actitud más temeraria, lo que aumenta las posibilidades de tomar decisiones arriesgadas y sufrir un accidente en la carretera.

Mayor sensación de incomodidad

Conducir cansado o con sueño hace que la conducción sea mucho más incómoda, lo que ocasiona distracciones que pueden resultar muy peligrosas.

Hace monótona la conducción

La fatiga durante la conducción produce otro efecto muy peligroso: la somnolencia. La sensación de sueño y de cansancio hacen monótona la conducción, reduciendo la capacidad de reacción ante cualquier imprevisto.

Altera la visión

Algunos de los efectos en la visión que produce la fatiga son la disminución de la agudeza visual, el aumento de los parpadeos -y su duración- o incluso la aparición de ilusiones ópticas.

Afecta a la audición

La fatiga durante la conducción también produce que otros sentidos se vean afectados. La sensibilidad auditiva puede disminuir, estando menos atento al tráfico. De la misma manera, los sonidos pueden sobresaltar al conductor con mayor facilidad.

Provoca malestar general

El cúmulo de sensaciones provocadas por el cansancio provoca un malestar general muy poco recomendable a la hora de coger el volante.

Ralentiza tus acciones

Finalmente, otro de los efectos de la fatiga es su capacidad a la hora de ralentizar las acciones del conductor, algo que puede tener consecuencias muy peligrosas en la carretera.

Tu conducción, más segura, con Línea Directa

La fatiga durante la conducción produce toda una serie de efectos que conviene evitar para disfrutar de desplazamientos seguros. Decidir no conducir cansado o realizar pausas para reposar son maneras efectivas de apostar por la seguridad. Y lo mismo que sucede cuando decides apostar por las mejores coberturas en la carretera a través de Línea Directa.

Para ponértelo más fácil, te ofrecemos un seguro de coche por meses . Para calcular tu póliza tan sólo tienes que haz clic en el botón “Calcula tu precio” o pinchar en “Te llamamos gratis”. En Línea Directa seguimos contigo, ayudándote a ponerte en marcha. Para más información, también puedes llamarnos al teléfono 917 707 711.