917 001 001
Ir a Área Cliente Alta / Gestión de partes

Impuestos aplicables a un coche: nuevo y de segunda mano

Uno de los factores clave a la hora de adquirir un coche -tanto si es nuevo como de segunda mano- es el precio. Por este motivo, es importante tener en cuenta los impuestos asociados a esta compra, que dependerán de varios aspectos. Desde Línea Directa te contamos cuáles son los diferentes impuestos de coche según el tipo de vehículo que te plantees adquirir.

Impuestos aplicables a un coche: nuevo y de segunda mano

¿Cuáles son los impuestos de coche al adquirir un vehículo nuevo?

En caso de que decidas comprar un coche nuevo, deberás sumar a su precio dos impuestos.

En primer lugar, tenemos el IVA (Impuesto al Valor Agregado), cuyo porcentaje es el de 21% sobre el precio base del vehículo. Sin embargo, las personas que acrediten una discapacidad de movilidad reducida pueden beneficiarse de una reducción del IVA, pagando en su lugar el 4%.

El segundo impuesto que debe pagarse al adquirir un vehículo nuevo es el impuesto de matriculación. Si bien el importe varía según la Comunidad Autónoma, el principal factor que lo determina es el nivel de emisiones de CO2 del coche.

En este caso, los vehículos que resultan menos contaminantes para el ambiente se benefician de importes inferiores. Incluso hay propietarios de coches que, gracias a sus niveles de emisión inferiores a los 120 g por kilómetro, están exentos de pagar este impuesto obligatorio.

¿Qué impuestos de coche deben asumir los propietarios de vehículos de segunda mano?

Las personas que eligen adquirir un vehículo de segunda mano también deben tener en cuenta un impuesto que representa entre el 4 y 8% del valor del coche.

Si bien no tendrás que pagar el IVA, si deberás asumir el ITP (Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales. En este caso, la cuantía también variará dependiendo de la Comunidad Autónoma y de factores como la potencia del coche, el tiempo que lleva en funcionamiento y las tablas fijadas por el Ministerio de Hacienda.

Este trámite es obligatorio para poder realizar el cambio de titularidad. Por otro lado, en estos casos, el propietario no deberá pagar el impuesto de matriculación del coche, ya que se paga una única vez, en el momento de la compra del vehículo nuevo.

¿Qué otro impuesto se debe pagar?

Tanto si adquieres un vehículo nuevo como uno de segunda mano, además de los ya mencionados impuestos de coche deberás pagar otra cuantía, en este caso de forma anual. El impuesto de circulación es una tasa obligatoria que todos los propietarios deben pagar durante el tiempo que hagan uso del vehículo.

El precio también está sujeto a pequeñas variaciones dependiendo de la Comunidad Autónoma. Las únicas personas exentas de pagar este impuesto son aquellas con una discapacidad acreditada superior al 33%.

Los dueños de coches eléctricos disfrutan de importantes reducciones, pagando hasta un 75% menos que los propietarios de coches de combustión.

Línea Directa, tu seguro de tranquilidad

Estar al tanto de los diferentes impuestos es esencial para poder planificar la compra de tu vehículo. Y es que, adquirir un vehículo de segunda mano o eléctrico puede suponer un importante ahorro. Sin embargo, existe un aspecto en el que no querrás ser ahorrativo: tu seguridad en la carretera.

Para ello, en Línea Directa contamos con las mejores coberturas para tu vehículo. Nuestros seguros de coche son tus mejores compañeros de viaje, para que puedas estar tranquilo ante cualquier imprevisto. Además, ahora puedes beneficiarte de nuestro seguro de coche por meses.

Una alternativa muy cómoda con la que podrás pagar tu póliza de seguros de forma fraccionada, mes a mes. Haz clic en el botón "Calcula tu precio" o pincha en "Te llamamos gratis para obtener toda la información. En Línea Directa seguimos contigo, ayudándote a ponerte en marcha. También puedes llamarnos al teléfono 917 707 711.