902 123 253
X

Abre un parte o gestiónalo

online y estrena móvil

o smartwatch

Línea Directa te ofrece la posibilidad

de gestionar tus partes de la manera más fácil

y rápida desde el Área de Clientes y, además,

ahora te da la oportunidad de conseguir un móvil

de última generación o un smartwatch.

CONTINUAR
Solo válido para pólizas activas de coche y/o moto que abran un parte entre el 01/11/2017 a 31/01/2018. Sujeto a normas de la promoción. Consulte las bases en www.lineadirecta.com.
Área de Cliente Alta / Gestión de partes

Qué evitar cuando conduces

Para hacer tu conducción más segura existen aspectos que debes evitar para poder viajar sin preocupaciones. Así, debes tener en cuenta el cansancio, la alimentación, el alcohol o el malestar general antes de ponerte frente al volante.

Así interfieren en la conducción los aspectos mencionados:

1. Cansancio

Conducir cuando estás cansado hace que el trayecto se haga más pesado y, sobre todo, aumenta las probabilidades de sufrir un accidente. Además, conlleva algunos efectos negativos que hacen tu viaje más peligroso.

  • Provoca vista cansada que puede dificultar la identificación de situaciones arriesgadas.
  • Aumenta el tiempo de reacción ante aspectos inesperados
  • La concentración es menor
  • Se pierde precisión en los movimientos
  • La capacidad auditiva disminuye

Para evitar que aparezca el cansancio durante la conducción debes parar regularmente a descansar y evitar la conducción nocturna.

2. Alimentación

A la hora de ponerte frente al volante para realizar un viaje largo, lo más recomendable es evitar las horas inmediatamente posteriores a las comidas. Aun así, es inevitable que ciertos trayectos abarquen estas horas, por lo que debes realizar comidas que no sean demasiado copiosas ni pesadas, ya que pueden producirte somnolencia y cansancio.

3. Alcohol

El alcohol es totalmente incompatible con la conducción, ya que los efectos que produce en los conductores repercuten directamente sobre la seguridad vial.

  • La capacidad de reacción es más lenta y más imprecisa
  • El campo de visión se reduce y puede llegar a nublarse la vista del conductor
  • La conducción se vuelve más agresiva
  • Se pierde la consciencia del peligro
  • Se toman más riesgos
  • Se pierde el control de la situación

Es muy importante que cuando tomes alcohol no conduzcas porque no solo pones en riesgo tu vida sino también la de los demás conductores.

4. Enfermedad

Es aconsejable que si te encuentras indispuesto o enfermo no conduzcas. Al no estar en tus plenas facultades la concentración puede verse mermada. Si tomas algún tipo de medicamento es importante que conozcas sus efectos secundarios y la forma en que podrían afectar a tu conducción. Si es necesario, consulta con tu médico la posibilidad de coger el coche cuando te encuentres medicándote.