917 001 001
Ir a Área Cliente Alta / Gestión de partes

¿Qué son el sobreseguro y el infraseguro?

Es tan malo estar en situación de sobreseguro como de infraseguro. ¿Sabes a qué nos referimos? ¿Y cómo arreglarlo si estás en una de esas situaciones?

¿Qué son el sobreseguro y el infraseguro? ¿Cómo evitarlos?

Seguro que, si has intentado contratar un seguro de hogar, has tenido que rellenar o contestar algún tipo de cuestionario en el que te preguntan de todo: desde tus datos personales a cuántas personas ocupan la vivienda, si hay menores de edad residiendo en ella, la antigüedad del inmueble, cuántos metros cuadrados tiene, si las puertas son blindadas. En el seguro de hogar todas estas preguntas tienen un porqué, y es que son necesarias para determinar la suma asegurada y el precio del seguro en sí.

Precisamente a la suma asegurada hay que prestar especial atención, ya que, si existe una diferencia entre esta y el valor de interés, que es el estipulado en la póliza, se puede caer en una situación de infraseguro o de sobreseguro. ¿Sabes qué significa esto y cómo puedes evitarlo?

¿Qué es el sobreseguro?

Una situación de sobreseguro se da cuando el capital asegurado es mayor que el de los bienes que se encuentran cubiertos por la póliza. Cuando sucede esto es el asegurado el que sale perjudicado, puesto que estaría pagando una prima mayor de la que debería.

Según la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), el sobreseguro es, técnicamente, “ilegal”, ya que el asegurado recibiría, en caso de siniestro, una indemnización superior al valor real del bien asegurado. Esto significaría que el asegurado recibiría un beneficio, en vez del resarcimiento por el daño sufrido.

¿Cómo actuar en caso de sobreseguro?

En caso de detectar que se está dando una situación de sobreseguro por error, tanto el tomador del seguro como la aseguradora pueden reclamar y exigir que se lleve a cabo la disminución de la prima y también de la suma ajustada. Además, el cliente puede pedirle a la aseguradora que le devuelva el exceso de las primas que ha recibido debido al sobreseguro.

Si la situación se debiera a la existencia de mala fe por parte del asegurado, el contrato pasaría a ser “ineficaz”. Si, por el contrario, la aseguradora ha obrado de buena fe, podrá retener las primas vencidas y también la del periodo en curso.

También puede darse el caso de que un asegurado tenga contratados dos o más seguros para cubrir el mismo riesgo durante el mismo periodo de tiempo. Si no comunica esta situación y se produjera un siniestro, también estaría sobreasegurado y las compañías aseguradoras no estarían obligadas a pagarle la indemnización que, de otra forma, le hubiera correspondido.

¿Qué es el infraseguro?

La situación de infraseguro se da cuando la suma asegurada es menor al valor real del bien asegurado. Esta situación es bastante habitual y suele darse, sobre todo, en seguros centrados en el contenido de la vivienda.

En estos casos, si se produjera un siniestro, el asegurado sería indemnizado por una cantidad proporcional a la suma asegurada, no por el valor total del bien. Es decir, si el valor real de lo perdido es de 1000 euros, no se indemnizaría por ese total, sino que se aplicaría la Regla de la Proporcionalidad.

¿Qué es la Regla de la Proporcionalidad?

La fórmula de la Regla de la Proporcionalidad es la siguiente:

Suma asegurada x Daños sufridos / Valor real de los bienes

Pongamos un ejemplo práctico: tenemos un bien por valor de 1000 euros, pero nuestro seguro de hogar lo contempla con un valor de 500 euros. Si sufrimos un daño de 200 euros y aplicamos la fórmula descrita arriba, la indemnización que nos correspondería es de solo 100 euros.

Sin embargo, no siempre sale perdiendo el asegurado si se encuentra en una situación de infraseguro. Ambas partes pueden llegar a un acuerdo y excluir la aplicación de la Regla de la Proporcionalidad; de hecho, algunas empresas especifican en sus contratos que, en caso de siniestro, cubrirán la reparación de los daños hasta la suma contratada, aunque el capital contratado sea inferior.

La mejor forma de evitar problemas con el sobreseguro y el infraseguro es, sin duda, especificar con exactitud qué es lo que se quiere proteger, las coberturas que se quieren contratar y cuál es el valor monetario de los bienes a la hora de calcular el seguro de hogar. Así que, a la hora de contratar un seguro, pregunta todo lo que necesites y sé específico o, a la larga, te puede pasar factura.