¿Cuál es la diferencia entre desalojo y desahucio?

Protección integral, con asesoramiento jurídico y compensación económica. Por 24€/año.

Contrata tu seguro online

Diferencias entre desalojo y desahucio

Entender la diferencia entre desalojo y desahucio es imprescindible para cualquier persona que alquile o tenga propiedades en alquiler. De hecho, es frecuente confundir ambos términos. Sin embargo, representan situaciones legales distintas con implicaciones significativas tanto para inquilinos como para propietarios. 

Aunque a menudo se utilizan indistintamente, desalojo y desahucio son términos legales que describen procedimientos diferentes. El desalojo se refiere al proceso por el cual un propietario expulsa a un inquilino por incumplimiento del Contrato de alquiler. Esto incluye la falta de pago o el mal uso de la propiedad, por ejemplo.

Por otro lado, el desahucio es un término más específico que se utiliza generalmente para describir la expulsión de un inquilino debido al impago del alquiler. 
Por lo tanto, mientras que todos los desahucios son desalojos, no todos los desalojos son desahucios. Lo vemos con más detalle a continuación. 

Qué es un desalojo 

El desalojo es el procedimiento legal mediante el cual un propietario puede recuperar la posesión de su propiedad de un inquilino que ha incumplido el contrato de arrendamiento.

Las causas más comunes para iniciar un desalojo incluyen:

  • Falta de pago del alquiler.
  • Daños significativos a la propiedad.
  • Actividades ilegales dentro de la vivienda.
  • Violación de otros términos del contrato de alquiler.


Proceso de desalojo

El proceso de desalojo comienza con una notificación formal al inquilino. Esta notificación, conocida como aviso de desalojo, debe detallar la razón del desalojo y proporcionar al inquilino un período específico para corregir la situación o abandonar la propiedad.

Si el inquilino no cumple con el aviso, el propietario puede presentar una demanda de desalojo ante el tribunal.

Durante el juicio, ambas partes tendrán la oportunidad de presentar sus argumentos. Si el juez falla a favor del propietario, se emitirá una orden de desalojo que permitirá al propietario recuperar la posesión de la propiedad, con la ayuda de las autoridades si es necesario.

Consecuencias del desalojo

  • Para el inquilino ser desalojado puede tener consecuencias graves. No solo implica la pérdida del hogar, sino que también puede dificultar la búsqueda de una nueva vivienda en el futuro. Esto se debe a que muchos propietarios llevan a cabo verificaciones de antecedentes y pueden rechazar a candidatos con historiales de desalojo. Además, el desalojo puede afectar negativamente al historial de crédito del inquilino.
  • Para el propietario, aunque el proceso puede ser costoso y llevar tiempo, no seguir los procedimientos legales adecuados puede ocasionar sanciones legales y la invalidación del desalojo. Esta situación podría prolongar aún más la disputa, con todo lo ello implica.


Qué es un desahucio 

El desahucio es un procedimiento legal específico que se utiliza para desalojar a un inquilino debido al impago del alquiler. Este proceso es una de las formas más comunes de desalojo. Cabe destacar que está diseñado para proteger los derechos del propietario cuando el inquilino no cumple con sus obligaciones de pago.

¿Cuál es la diferencia entre desalojo y desahucio?

Proceso de desahucio

El proceso de desahucio comienza cuando el propietario notifica de manera formal al inquilino sobre el impago del alquiler. Este aviso, conocido como requerimiento de pago, da al inquilino un período determinado para pagar la deuda o abandonar la propiedad.

Si el inquilino no paga ni se va, el propietario puede presentar una demanda de desahucio ante el tribunal.

Durante el juicio, ambas partes presentan sus argumentos, y si el juez falla a favor del propietario, se emite una orden de desahucio. Esta orden permite al propietario recuperar la posesión de la propiedad, con el apoyo de las autoridades si es necesario.

Consecuencias del desahucio

Las consecuencias de un desahucio pueden ser graves tanto para el inquilino como para el propietario.

  • Para el inquilino ser desahuciado no solo significa perder el hogar, sino que también puede afectar su capacidad para alquilar en el futuro, ya que muchos propietarios realizan verificaciones de antecedentes y pueden rechazar a candidatos con historiales de desahucio. Además, el desahucio puede tener un impacto negativo en el historial crediticio del inquilino.
  • Para el propietario, aunque el desahucio puede ser una forma efectiva de recuperar la propiedad, el proceso puede ser costoso y llevar tiempo. No seguir los procedimientos legales adecuados puede ocasionar sanciones y la posible invalidación del desahucio. Como en el caso del desalojo, esto prolongaría aún más la disputa.

 

¿Cómo puede ayudarte un Seguro ante la Ocupación ilegal?

Tener un Seguro ante la Ocupación ilegal es fundamental para proteger a los propietarios ante situaciones de impago y otros problemas relacionados con el alquiler. Este seguro no solo ofrece tranquilidad, sino que también puede ser una herramienta financiera crucial en momentos de conflicto con los inquilinos.

Cobertura de costes legales

Uno de los beneficios más importantes de un Seguro ante la Ocupación ilegal es la cobertura de los costes legales asociados con el desalojo o desahucio. Los procedimientos legales pueden ser costosos y prolongados. Sin duda, contar con un seguro que cubra estos gastos puede aliviar significativamente la carga financiera del propietario. Este tipo de seguro puede incluir el pago de abogados, tasas judiciales y otros gastos relacionados con el proceso legal.

Compensación económica

Además de cubrir los costes legales, un Seguro ante la Ocupación ilegal puede proporcionar una compensación económica durante el tiempo en que la propiedad esté desocupada o en litigio. Esto es especialmente útil si el inquilino deja de pagar el alquiler y el proceso de desalojo o desahucio se prolonga.

La compensación económica puede ayudar a cubrir las pérdidas de ingresos por alquiler. Así, se garantiza que el propietario no se vea gravemente afectado financieramente durante este período.

Protección ante daños y pérdidas

Un Seguro ante la Ocupación ilegal también puede incluir cobertura por daños a la propiedad causados por el inquilino. En caso de que el inquilino cause daños significativos antes de ser desalojado o desahuciado, el seguro puede cubrir los costes de reparación, evitando así que el propietario tenga que asumir estos gastos adicionales.

Asimismo, algunos Seguros ante la Ocupación ilegal pueden ofrecer protección contra pérdidas de ingresos en situaciones en las que la propiedad no pueda ser alquilada inmediatamente debido a daños o reparaciones necesarias.

Facilita la recuperación de la propiedad

La existencia de un Seguro ante la Ocupación ilegal puede facilitar el proceso de recuperación de la propiedad al proporcionar los recursos necesarios para gestionar los trámites legales y cubrir las pérdidas financieras. Esto permite al propietario centrarse en encontrar un nuevo inquilino sin la preocupación de los costes asociados con el proceso de desalojo o desahucio.

Para evitar problemas mayores y estar siempre protegido, considera la opción de contratar un Seguro ante la Ocupación ilegal  que te dé la tranquilidad y el respaldo necesario en caso de conflictos de alquiler.

Compartir este artículo
 
Otros artículos sobre Seguros de Ocupación

En nuestro blog podrás encontrar más información acerca de los Seguros de Ocupación gracias a nuestros artículos

Soluciones tecnológicas para prevenir la okupación ilegal
Seguros de Ocupación
Soluciones tecnológicas para prevenir la okupación ilegal
Tecnología para evitar la ocupación ilegal
Saber más
Iniciativas vecinales para prevenir la ocupación ilegal
Seguros de Ocupación
Iniciativas vecinales para prevenir la okupación ilegal
Prevenir la ocupación ilegal: las iniciativas vecinales
Saber más
Sistemas de seguridad antiokupas
Seguros de Ocupación
Sistemas de seguridad antiokupas
Opciones antiokupas
Saber más