917 001 001
Ir a Área Cliente Alta / Gestión de partes

Consejos para conducir tu moto: cómo deben tomarse las curvas

A la hora de conducir una moto hay que combinar técnica y prudencia, sobre todo cuando hay curvas en el camino. Te enseñamos a tomarlas con seguridad.

Consejos para conducir tu moto: cómo deben tomarse las curvas

Conducir una moto es una experiencia emocionante, pero también requiere de técnica y de mucha prudencia, ya que estamos totalmente expuestos y no hay carrocería que nos proteja en caso de accidente. No importa si eres un conductor novato o si tienes años de experiencia a tus espaldas: no te confíes y mantén siempre todos los sentidos puestos en la conducción.

En los trayectos en carretera, cuando las velocidades son mayores, hay que aumentar la precaución. Las rectas normalmente no suponen un problema, más allá de controlar la velocidad a la que nos movemos, pero sí que hay que saber cómo tomar curvas de forma correcta. En especial si se trata de un trayecto de montaña con calzadas estrechas, porque es fácil acabar en el sentido contrario si se toma la curva demasiado abierta.

Algunos consejos básicos para conducir la moto

Lo primero que necesitas: un seguro de moto en el que puedas confiar y que cubra todas tus necesidades. Sin esto no puedes utilizar la moto, por tu seguridad, la de los que están a tu alrededor y también por el bien de tu bolsillo.

Si tienes esto y tu moto está en perfecto estado, toca entrar en acción. Aquí tienes algunos consejos básicos sobre cómo conducir una moto:

  • No te dejes llevar por lo que hacen otros o intentes demostrar "tus habilidades". Conduce en función de tus posibilidades y de tu técnica, de forma segura. Este es uno de los errores de conducción más habituales en moto, pero recuerda: las comparaciones y la competitividad no te reportarán nada bueno.
  • Dirige la mirada hacia el punto más lejano de la trayectoria, así ampliarás tu campo visual y tendrás tiempo para anticiparte en caso de que surja algún peligro. En el caso de las curvas, esto te facilitará visualizar mentalmente cómo debes hacerla con tiempo.
  • Mantén una buena postura en la moto: postura relajada y bien acoplada a la moto, con el cuerpo no excesivamente erguido y las rodillas ceñidas al cuerpo del vehículo. No encojas demasiado los codos y mantén una buena movilidad en los brazos.

Estos consejos son la base sobre la que trabajaremos para aprender a tomar las curvas. ¿Listo?

Ejecución y velocidad

Los motoristas más veteranos aseguran que el momento de aproximación a la curva es el más importante y que saber a qué velocidad llegar a ella, además de cuánto inclinar la moto, es lo más difícil. Lo que está claro es que tienes que adaptar la velocidad antes de tomarla y tener mucho cuidado para no caerte.

No apures

Si estás tomando bien la curva, solo necesitarás inclinarte, pero no tumbarte. Esto último solo indica que vas a demasiada velocidad y te estás arriesgando demasiado.

Lo ideal es que reduzcas la velocidad y bajes de marcha, intentando ocupar la parte exterior de tu carril para así tener un radio de giro más amplio. En el punto de giro deberás dejar de frenar e inclinar la moto y, una vez dentro de la curva, tendrás que abrir gas para dosificar la aceleración y mantener la velocidad constante mientras la trazas. Si lo has hecho todo bien, la salida de la curva será el momento más cómodo y sencillo, ya que solo tendrás que enderezar la moto y acelerar progresivamente.

No te salgas de tu carril

Nunca, bajo ninguna circunstancia invadas el carril contrario cuando estés trazando una curva, ni con el cuerpo ni con la moto, ya que sufrir un impacto frontal en esos casos es mortal salvo en contadísimas ocasiones. Ten en cuenta que, aunque surjan imprevistos (como gravilla suelta u otros obstáculos), si estás manteniendo un buen margen de seguridad podrás reaccionar a tiempo.

Mantén una postura correcta

Ya hablábamos arriba de que la postura, a la hora de conducir una moto, es muy importante. Pues bien: adaptarnos cuando tomamos una curva y aprender a colocar el cuerpo en esa inclinación lateral es igualmente fundamental para favorecer el movimiento y evitar caídas.

La clave está en pegar el cuerpo lo máximo posible a la moto en el momento de la curva, para controlar mejor las reacciones del vehículo. También es conveniente no inclinarse demasiado hacia los lados.

No bajes la guardia

Sobre todo si eres novato, te costará concentrarte en todos los puntos que tienes que tener en cuenta: velocidad, postura del cuerpo, colocación de la moto, etc. Sin embargo, es importante estar especialmente atento cuando se toma una curva, ya que cualquier despiste puede tener graves consecuencias. Y, al fin y al cabo, aunque lo hagas todo a la perfección, en carretera siempre habrá un factor que no podremos controlar: lo que hagan los otros conductores.

Ten en cuenta el modelo de moto que conduces

Esto es muy importante, ya que cada tipo de moto tiene unas características concretas que no solo son importantes a la hora de contratar un seguro de moto, sino que también afectan a la hora de tomar una curva.

  • Si tienes una moto custom o similar, la distancia entre ejes, pesos y el reparto de los volúmenes de la moto es diferente, por lo que trazar una curva requiere de una gran técnica. Con una moto custom en las curvas conviene controlar la velocidad con las marchas, suavizar la curvatura y evitar que la moto deba tumbarse.
  • Si tienes una, no olvides reducir la velocidad y no dejes que el cuerpo acompañe (solo levemente) la inclinación de la curva, porque no es necesario.
  • Las scooters no pueden circular por carretera, pero una curva en trazado urbano necesita también altas dosis de concentración y precisión. Un manejo suave y relajado de la scooter te evitará accidentes. En las curvas haz fuerza con el pie que queda en el exterior, relaja las piernas y evita tensar los brazos y las muñecas.